Descubre las principales características del liderazgo liberal

En una empresa, el rol del líder es muy importante y requiere características como la capacidad de liderar e inspirar a las personas, impactarlas e influenciarlas de manera positiva para componer el perfil de este profesional. 

La rutina de las organizaciones varía según cada empresa, y es natural que existan distintos tipos de liderazgo. Anteriormente, era común observar jefes impacientes en el mercado, quienes enviaban y despedían a sus empleados, de manera que intimidaban a los empleados

Actualmente, con los diversos y variados avances, principalmente en el área de la tecnología y el perfil del empleado, este tipo de liderazgo ha perdido cada vez más espacio en el mercado.

Encontrar un líder en un mundo donde ocurren cambios constantes y en la era globalizada se convierte en un desafío para emprendedores y emprendedores , que necesitan profesionales capaces de llevar a sus empleados a resultados extraordinarios dentro del negocio.

Sabiendo esto, en el artículo de hoy te hablaré de las principales características del liderazgo liberal, para que conozcas y analices si encaja o no dentro de los procesos de tu empresa. ¡Continúa leyendo y compruébalo!

La importancia y el papel del líder en una empresa

La capacidad de ejercer un liderazgo eficaz es una de las soluciones para convertirse en un gerente eficaz. Los principios del liderazgo son absolutamente inherentes a los de la dirección. Y solo a través de las cualidades y características de un líder, es posible obtener el éxito en el puesto de administrador, ya que lidera a las personas, además de estar en contacto directo con todos los departamentos de la empresa.

El liderazgo es el acto de mandar, guiar y animar a un grupo de personas, con el objetivo de alcanzar una meta u objetivo común. Puede surgir de forma natural, cuando una persona se destaca y acaba asumiendo informalmente el rol de líder, o también puede ser asignada, a través de cargos, elecciones y otro tipo de procesos. 

Es común ver el surgimiento de líderes en diferentes áreas de la vida. Para que un grupo de personas se una y se comporte hacia un objetivo común, también es necesario un liderazgo eficaz. Por tanto, el papel del líder incluye:

  • Asegurar la armonía y la buena comunicación entre el grupo;
  • Delegar tareas de manera eficiente y óptima;
  • Ofrezca motivación e inspiración a los miembros del grupo;
  • Organizar metas y plazos;
  • Determine las mejores formas de alcanzar la meta.

Es fundamental enfatizar que un líder no es necesariamente un jefe. Un líder debe considerarse un miembro del equipo y comprender su papel en la organización del equipo. Una búsqueda bibliográfica muestra una variedad de estilos de liderazgo, donde se destacan tres estilos de liderazgo: el autocrático, el democrático y el liberal. La Tabla 1 muestra algunas de las características de estos estilos de liderazgo;

Estilo de liderazgo

¿Qué es el liderazgo liberal?

Con todos estos cambios han surgido nuevos tipos de líderes, entre ellos se encuentra el liderazgo liberal, que consiste en líderes que escuchan y dan la oportunidad a los empleados para tomar decisiones. El liderazgo liberal, por ejemplo, se define por la ausencia de influencia directa del líder en la evolución de sus colaboradores, permitiendo al equipo tomar decisiones con libertad, participando solo cuando se solicita la acción del líder. En resumen, en su liderazgo, el gerente liberal tiene la función de ser un facilitador de las actividades de su equipo, brindando información y estimulando a sus colaboradores.

También conocido como Liderazgo Laissez-faire, debido a la expresión francesa “laissez faire, laissez aller, laissez passer”, que significa “déjalo ir, déjalo ir, déjalo ir”, el liderazgo liberal fue concebido de diferentes maneras por varios teóricos. Uno de ellos fue Kurt Lewin, un famoso psicólogo alemán, considerado uno de los fundadores de la Psicología Social. En 1939, junto con colegas y estudiantes de la Universidad IOWA, realizó experimentos para analizar el proceso de toma de decisiones en diferentes tipos de liderazgo. 

Es el tipo de líder que cree en el potencial del grupo y tiene poca participación en él. El líder liberal asume que las personas tienen un alto nivel de madurez, hasta el punto de que no dependen tanto de él. Puede comprender que puede dejar al equipo a gusto, sin necesidad de un seguimiento constante. 

Por tanto, en su mayor parte, una empresa liderada por un directivo de estas características ya tiene una madurez en las relaciones interpersonales, además de una comunicación eficiente y profesionales experimentados, con autonomía para la toma de decisiones.

Este estilo de liderazgo se basa en la capacidad de autogestión del equipo, sin embargo, no se caracteriza por un liderazgo silencioso. Éstas son características del estilo liberal de liderazgo: dejar libres a los profesionales para desarrollar sus planes y metas, mínima participación del líder en los procesos del equipo, el liderazgo no delega tareas ni elige quién será el responsable de ellas y no evalúa el desempeño de los empleados. Aún tiene responsabilidades, como organizar, delegar tareas y motivar al equipo.

¿Características del liderazgo liberal?

La estructura del liderazgo liberal se basa en 4 características principales: el enfoque de no intervención del líder, los profesionales encargados de la toma de decisiones, la responsabilidad del líder y los individuos capacitados y autónomos. Algunas características se enumeran a continuación: 

No – enfoque de intervención ( manos libres )

La esencia del liderazgo liberal es que el líder literalmente dé un paso atrás para permitir que sus empleados lideren y se desarrollen. En este tipo de estructura, los gerentes no intentan influir en la toma de decisiones ni guiar al grupo a través de tareas y proyectos.

El plan es asegurar que el propio grupo sea responsable de planificar y ejecutar las acciones necesarias para lograr los objetivos a largo plazo establecidos por el líder. De esta forma, el rol del líder es crear la estructura necesaria para que los subordinados tomen decisiones y logren objetivos, es decir, el líder tiene un rol de apoyo.

Además, como el líder no interfiere en el proceso de toma de decisiones, debe asegurarse de que el grupo esté bien preparado para tomar las decisiones y hacer avanzar la organización. Cuando el equipo encuentra problemas, el líder puede ayudar a resolverlos, pero el objetivo del enfoque de no intervención es alentar a los subordinados a tomar la iniciativa y superar las dificultades por sí mismos.

Es importante señalar que las manos libres enfoque   no debe confundirse con la indiferencia. Un buen líder delegativo no ocupa un segundo lugar porque no le importa. Se pone en esta posición, para formar profesionales y aportar lo mejor de sus talentos a la organización.

Toma de decisiones en manos del equipo

En este tipo de liderazgo, el poder de decisión está totalmente centralizado en manos de los empleados. Aunque el líder y la empresa, en general, definen la visión y los objetivos a largo plazo, los seguidores son los responsables de la mayoría de decisiones. Al contrario del liderazgo democrático, el líder que delega no participa en la toma de decisiones en definitiva. El proceso de deliberación y decisión está solo en manos de los empleados, quienes pueden optar por involucrar a otros o pueden tomar decisiones sin consultar a sus pares.

En este modelo, la intención del líder es apoyar a los profesionales, para que sean capaces de tomar decisiones de forma rápida y eficaz. Para eso debe retroalimentarlos, mejorar este proceso y en el futuro desarrollar todo este conjunto de habilidades.

Dentro de la normalidad de este tipo de liderazgo, el líder actúa como mentor. Este hecho permitirá a los subordinados cometer errores y crear condiciones para que cada decisión sea un proceso de aprendizaje.

La responsabilidad siempre recae en el líder

En este sentido, el liderazgo liberal no difiere mucho de otros estilos de liderazgo, porque incluso si el líder no participa directamente en el proceso de toma de decisiones, la responsabilidad sigue siendo suya. En el sistema liberal, el líder es el responsable de reunir al equipo, es decir, es su rol formar el grupo, con especialistas altamente calificados para lograr los objetivos.

Entonces, si el negocio no funciona bien, la responsabilidad recae en el líder, por no tener a las personas adecuadas en los lugares adecuados. Sin embargo, esto no significa que los empleados estén completamente libres de responsabilidad.

El líder liberal efectivo establece una serie de acciones para asegurar que los empleados permanezcan enfocados en lograr los mejores resultados, sin correr grandes riesgos. Esta función proporciona un entorno relajado para que los profesionales busquen objetivos y tomen las decisiones necesarias.

Profesionales capacitados y autónomos

Como la participación del líder es muy limitada en este tipo de liderazgo, el conocimiento, la capacidad de resolución de problemas y la autonomía de los empleados suelen ser un poco mayores que en otros tipos. En este sistema, los profesionales deben ser eficientes en el autocontrol, es decir, vigilar sus propias acciones dentro de la empresa. Dado que el líder permite la libertad de planificar y realizar tareas, debe tener la capacidad de trabajar de esta manera con mayor libertad, lo que puede ser difícil para los nuevos empleados, por ejemplo.

Otra característica importante del equipo del líder liberal es su capacidad para resolver problemas. Como el líder no participa directamente en la superación de obstáculos, las personas deben ser creativas y capaces de pensar fuera del ámbito empresarial y solo en su propio eje. 

Además, un empleado bajo el sistema de delegación debe estar calificado y tener experiencia. La responsabilidad de resolver problemas y crear los procesos para alcanzar las metas requiere que tenga conocimiento de la organización, el sector y los diferentes requisitos de las tareas.

En este modelo, el líder debe asegurarse de que los profesionales tengan los recursos y las oportunidades para desarrollar sus habilidades. Sin embargo, los empleados siempre deben estar dispuestos a aprender más y asumir la responsabilidad de sus carreras y actividades.

Ventajas del liderazgo liberal

Por un lado, el liderazgo liberal es una forma de mostrar confianza en la capacidad de los empleados y darles más autonomía. Un grupo de expertos, por ejemplo, tiene los conocimientos y las habilidades para trabajar de forma independiente. Puede realizar tareas con poca orientación.

Además, podemos citar como las principales ventajas del liderazgo liberal:

  • Promoción y desarrollo de la autoconfianza de los profesionales;
  • Mejora de la relación interpersonal de los miembros del equipo;
  • Contribución para aumentar la eficiencia de los empleados;
  • Favorece una mayor motivación;
  • Permite a los profesionales desarrollar habilidades y poder trabajar por su cuenta;
  • Proporciona habilidades para que el equipo pueda trabajar con poca información, si es necesario;
  • Permite la autonomía del equipo.

¿Cuándo no es ideal el liderazgo liberal?

La implementación del liderazgo liberal se establece con el objetivo de promover la libertad de los empleados en el desempeño de sus actividades y, así, desarrollar profesionales comprometidos, responsables y capacitados. En algunos casos, no es la mejor opción para un técnico y su equipo. Descubra en qué situaciones ocurre esto:

  • Cuando los empleados no tienen el conocimiento y la experiencia para poner en práctica las actividades;
  • Cuando los profesionales no pueden establecer plazos;
  • Si el equipo no puede resolver los problemas por sí solo;
  • Cuando los empleados ven la mínima presencia del líder como una posibilidad de reducir los ingresos en el trabajo;
  • Cuando existe un desconocimiento de los procesos necesarios para la realización de un proyecto.

Sin embargo, es necesario que el gerente esté atento para que los empleados, incluso los mayores, no se queden sin conducir. Y ni siquiera cometa errores graves y obstaculice el desempeño de la empresa.

Es función de la corporación comprender y hacer buen uso del perfil de sus profesionales, así como analizar si el liderazgo liberal es el idóneo para orientar sus procesos. Si este estilo de liderazgo eventualmente se implementa en un equipo que no lo apoya, pueden surgir problemas serios, como: desmotivación, demora y / o incumplimiento de plazos, signos de individualismo, insatisfacción, bajo desempeño, falta de respeto al líder, caída en la entrega de resultados y consecuencias negativas para la rentabilidad empresarial.

Es fundamental que, al desempeñar un liderazgo liberal, el directivo cuente con los conocimientos e información necesarios para desempeñar este rol, además de conocer bien el perfil de su equipo para estar seguro de que es capaz de trabajar guiado por este tipo de liderazgo y así , lograr desarrollar sus actividades con excelencia y lograr resultados positivos para la organización.

¿Y te gustó saber un poco más sobre el liderazgo liberal? ¿Cuál es su opinión sobre este estilo de gestión? Deja en los comentarios lo que piensas y recuerda seguir siguiendo nuestro contenido diario.