Conozca los tipos de estructuras organizativas existentes

Las empresas están diseñadas de una manera única para que puedan lograr su propósito, y su forma de organización puede ayudar y obstaculizar su progreso. Varios segmentos de organizaciones, grandes o pequeñas, pueden obtener mejores resultados si sus necesidades son las mismas que las de la estructura empresarial .

Debido a la alta competencia en el mercado, el crecimiento de varias empresas y las innovaciones tecnológicas, se hace obligatorio que los gerentes diseñen estrategias efectivas para sus negocios. La estrategia es un plan de acción capaz de ayudar en la toma de decisiones. Es función del gerente, entonces, tomar la decisión más adecuada para el negocio, así como tomar decisiones, solucionar los problemas identificados, y apuntar siempre a captar y cumplir los objetivos predispuestos.

Lo que define si una estrategia en particular es la más adecuada es la situación vivida en la organización. Puede estar orientado a la supervivencia del mercado, el mantenimiento e incluso su desarrollo, y debe ejecutarse de manera ágil e ingeniosa. Es decir, la definición de estrategias no es solo una alternativa, sino una necesidad para que la empresa pueda permanecer en el mercado en el que opera, y así diferenciarse de la competencia y generar ganancias.

Las estrategias de planificación aseguran el buen funcionamiento de toda la empresa, proyecta el futuro de su negocio, mejoran la comunicación en toda la organización, promueve la conciencia de los empleados, y así proporciona pellizco de una sola vía, además de incrementar la capacidad de liderazgo gerente y mejorar el clima laboral. Es la forma en que las actividades se dividen, organizan y coordinan, provocando impactos en la cultura organizacional .

Con base en estos puntos, en el artículo de hoy hablaré sobre las estructuras organizacionales y los tipos que existen en los más diversos segmentos de negocio. ¡Sígueme y compruébalo!

¿Qué son las estructuras organizativas?

La estructura organizacional es el elemento fundamental para que una empresa se mantenga enfocada en sus objetivos. La misión, visión, valores y estrategias de mercado servirán de base para formular la estructura. La estructura organizativa es el conjunto ordenado de responsabilidades, autoridades, comunicaciones y decisiones de las unidades organizativas de una empresa. Está directamente relacionado con su estrategia, que involucra aspectos físicos, humanos, financieros, legales, administrativos y económicos.

Este tipo de estructura dentro de una empresa es un sistema que se utiliza para definir la jerarquía que la formará. Y a través de la organización se identifica cada actividad y función, definiendo a quién debe reportar cada uno, además de otros humanos, financieros, administrativos, etc. 

Esta estructura está diseñada para establecer cómo opera una organización para lograr sus objetivos y permitir el crecimiento futuro. La representación gráfica de la estructura organizativa se denomina organigrama. 

Los tipos de estructuras organizativas

Luego de presentar el concepto de estructuras organizacionales, presento los tipos que se pueden implementar en las empresas. Continúe leyendo y compruébelo a continuación:

Estructura simple

Es el tipo ideal para empresas con organización simple, que tienen un solo producto / servicio y ubicación geográfica, relaciones informales, pocas tareas, número reducido de empleados y uso de sistemas mal mejorados. 

En él, el gerente supervisa todos los sectores y toma decisiones relacionadas con ellos. Esta relación informal permite una fácil comunicación entre el gerente y el empleado. La fórmula ideal para empresas con este perfil es la combinación de las estrategias adecuadas diseñadas con enfoque.

Es posible que, con el tiempo, la empresa que utiliza la estructura simple crezca y haga más complejas sus actividades, sectores y métodos, generando desafíos como el aumento de información, la necesidad de estrategias con la competencia y la falta de un análisis más cuidadoso de la negocio. Por tanto, es necesario que la empresa cambie su estructura organizativa para adaptarse al mercado en el que se inserta. 

Es la forma estructural más simple y antigua. Tiene su origen en ejércitos antiguos. Tiene un formato piramidal, ya que tiene líneas de responsabilidad directas y únicas entre superiores y subordinados. Demuestra visiblemente los principios de la unidad de mando, es decir, cada empleado debe recibir orientación de un solo superior, que sigue, jerárquicamente, del nivel más alto al más bajo. 

Algunas características de este tipo de estructura:

  • Autoridad lineal o única;
  • Líneas formales de comunicación;
  • Centralización de decisiones;
  • Aspecto piramidal.

Estructura funcional

Es el que se divide en departamentos y sectores. Cada uno es responsable de sus actividades dentro de la empresa, pasando posteriormente por la supervisión del gerente. Esta división se realiza de forma que se facilita, para que las áreas puedan actuar con más autonomía.

Se configura con un gerente y un número limitado de empleados, lo que les permite compartir información fácilmente, simplificar mecanismos y definir las responsabilidades de cada área. 

El gerente permanece en contacto con todos los sectores y debe trabajar para que las acciones y decisiones individuales no obstaculicen el desarrollo de la empresa, sin embargo, deben llevarse a cabo de manera que beneficie a todos, incluida la organización y el equipo.

Además, se modela la estructura funcional para que cada parte de la organización se agrupe, según su finalidad. En este tipo de empresas, puede haber un departamento de marketing, un departamento de ventas y un departamento de producción, por ejemplo. Es una estructura que funciona muy bien para las pequeñas empresas, en la que cada sector puede contar con el talento y conocimiento de sus empleados. Sin embargo, existen perjuicios, y una de las desventajas de la estructura funcional es que la coordinación y comunicación entre departamentos puede resultar complicada, debido a los límites organizativos de la empresa al tener varias áreas separadas. Sin embargo, basta con definir medidas que puedan suplir este defecto y, así, poder disfrutar únicamente de las ventajas del modelo. 
 

En este tipo, se aplica el principio funcional o el principio de especialización de funciones: separa, distingue y especializa. El modelo desarrolla el principio de especialización ante la necesidad de descomponer las funciones, para hacerlas más fáciles.

En la estructura funcional, cada empleado se refiere a sus respectivos superiores de manera concurrente, sin embargo, cada gerente atiende solo por su especificidad, y no debe interferir en las especialidades de los demás. No es la jerarquía, pero cada área es responsable de su especialidad y ellos tomarán las decisiones. 

Algunas de sus principales características:

  • Autoridad funcional o dividida;
  • Líneas de comunicación directas;
  • Descentralización de decisiones;
  • Énfasis en la especialización

Beneficios:

  • Promueve la mejora;
  • Facilita la especialización en los niveles jerárquicos superiores;
  • Facilita el trabajo en equipo (formación de equipos);
  • Da mayor flexibilidad para adaptarse a la empresa;
  • El especialista se siente más valorado.

Desventajas:

  • Demasiados gerentes, lo que genera confusión;
  • No hay unidad de mando, lo que dificulta la disciplina;
  • La coordinación es más fácil;
  • Es más caro;
  •  Confusión en cuanto a objetivos;
  • Aumento del conflicto interfuncional.

Estructura multidivisional

Está dirigido a empresas de mayor tamaño y cada vez más exitosas, siendo utilizado en los diferentes sectores presentes en una organización, permitiendo que los cambios que se consideren necesarios se puedan realizar de forma rápida e independiente, sin necesidad de la aprobación del gerente. 

Esta estructuración permite que el producto / servicio ofrecido por la empresa tenga la atención necesaria y así mantener el estándar deseado por la organización.

Aquí la comunicación se da con mayor facilidad, lo que permite una rápida resolución de los problemas encontrados, así como el trabajo en equipo, lo cual se evidencia. El hecho de que los sectores tengan autonomía permite evaluar y cambiar de manera más fácil y rápida los procesos que ocurren en ellos.

La estructura divisional se suele utilizar en grandes empresas, que operan en un área geográfica amplia o tienen sectores responsables de diferentes tipos de productos o áreas de mercado. Una fábrica de autopartes, por ejemplo, se puede dividir en sectores, según lo que produzca cada uno. La ventaja de esta estructura es que las necesidades se pueden satisfacer de forma más rápida y más específica. 

Este tipo de estructura organizacional tiene un costo elevado, debido a su tamaño y alcance. No se recomienda para pequeñas empresas, aunque pueden utilizar una estructura divisional a menor escala, con diferentes oficinas en diferentes puntos de la ciudad, por ejemplo, o con la división de varios equipos de ventas para atender diferentes áreas geográficas.

Estructura lineal

Es un tipo muy común de observarse en empresas pequeñas, donde no existe diversificación laboral. Hay poca especialización y trabajos menos complejos que en comparación con otro tipo de organizaciones. Suele basarse en la estructura de los antiguos, ya existentes. En este caso, todos y cada uno de los tipos de autoridad son el jefe, el propietario o el director. La mayoría de las veces se ejerce de forma rígida. 

Todos los cuerpos están necesariamente estructurados bajo una única línea de subordinación. Hay una gran centralización de la toma de decisiones. Las líneas formales de comunicación generalmente fluyen hacia abajo. Cada unidad de trabajo realiza tareas específicas y bien definidas. Corresponde a una estructura sencilla y básica.

Beneficios:

  • Autoridad única.
  • Adecuado para pequeñas empresas.
  • Más sencillo y económico.
  • Facilita la unidad de mando y disciplina (disciplina estricta).
  • Delimitación clara de responsabilidad y autoridad.

Desventajas:

  • Tendencia burocrática.
  • Disminuye el poder del control técnico.
  • Mando único y directo, con menos cooperación de la gente.
  • Comunicación distorsionada y que consume mucho tiempo.
  • Carga la dirección y el liderazgo.
  • No favorece el espíritu de cooperación y equipo.

Uno de los puntos más importantes es la rapidez en la toma de decisiones, además de la agilidad y facilidad de transmisión de los pedidos. Sin embargo, se necesita más atención y, de alguna manera, discutir cada caso individualmente.

La importancia de las estructuras organizativas

Existen varios tipos de estructuras organizativas y es importante elegir la que mejor se adapte a las necesidades individuales de la empresa. Los principales tipos son: funcional, divisional y matricial. 

La estructura divisional es adecuada para organizaciones con diferentes unidades de negocio, mientras que una estructura funcional se basa en los deberes de cada puesto. En la estructura matricial, hay dos o más supervisores que son responsables de cada sector, es el tipo más complejo, pero puede ser necesario para organizaciones grandes.

Aunque existen muchos tipos de estructuras organizativas, para satisfacer las necesidades de cada empresa, todas proporcionan una jerarquía que informa, de forma centralizada, a un grupo. El miembro más alto de un organigrama puede ser uno o más ejecutivos, que se denominan presidente, director ejecutivo o director de operaciones. Además, la estructura organizativa también es importante para la creación de estructuras salariales dentro de la empresa. Una vez establecido, se pueden crear rangos salariales para cada puesto. En la mayoría de los casos, cada función está alineada con un grado salarial y cada clase tiene un rango salarial específico. Esto permite garantizar los objetivos financieros de la empresa y distribuir los salarios de manera justa.



Asimismo, existe un plan de expansión, es decir, si una organización se desarrolla, la estructura organizacional deja espacio para el crecimiento. Esto puede incluir la creación de nuevas divisiones y promociones para empleados. Cuando la estructura se reorganiza después de una expansión, hay una base para cambiar los salarios y las descripciones de los puestos con mayor rapidez y eficiencia, y con una interrupción mínima de las operaciones.

Estructurar la empresa de acuerdo a su tamaño, negocio / producto y objetivos trazados es una estrategia totalmente necesaria para asegurar la salud y pleno funcionamiento de su negocio. Según Chiavenato (2006), la teoría neoclásica de la administración asume que la organización formal consta de capas jerárquicas o niveles funcionales establecidos por el organigrama y con énfasis en funciones y tareas. 

Así, una organización es un conjunto de posiciones funcionales y jerárquicas, cuyas prescripciones y normas de comportamiento deben someterse todos sus miembros. Chiavenato (2006) agrega que la característica más importante de la organización formal es el racionalismo. Este punto de vista asume que la formulación de un conjunto lógico de posiciones funcionales y jerárquicas se basa en el principio de que las personas actuarán eficazmente de acuerdo con este sistema racional. 
Por estas y varias otras razones, es tan necesario invertir en la implementación de la estructura organizativa que mejor se adapte a tu empresa y a tu modelo de negocio, ya que así es como se producirá el crecimiento y se alcanzará el éxito por completo. 

Y en su empresa, ¿tiene una estructura organizativa bien definida? Deje sus impresiones sobre este tema en los comentarios y recuerde seguirnos a diario.