Salud, nuestra mayor inversión

Según el diccionario, la inversión es una aplicación de recursos para obtener algo. Dentro del alcance de las finanzas, las personas invierten su dinero periódicamente para usar la cantidad acumulada en el futuro para adquirir algún activo. Cuando se trata de salud, estos “depósitos” regulares se realizan en forma de buenos hábitos, como alimentación equilibrada, ejercicio físico, búsqueda del equilibrio emocional, entre otros. Cada una de esas actitudes contribuye a que un individuo tenga una vida sana y plena.

Con el apuro diario, muchos olvidan hacer sus “depósitos” diarios para invertir en su salud. Por lo tanto, intercambian la comida completa por bocadillos rápidos, dejan el ejercicio físico para más tarde, permiten que los excesos se ocupen de su vida, el exceso de trabajo, las preocupaciones y las cargas internas. Tomar un descanso y reflexionar sobre la atención que está tomando con su salud es esencial, porque es nuestro activo más valioso.

La importancia del cuidado de la salud.

Hay una expresión popular que dice que hay una manera para todo, excepto para la muerte. Si nos detenemos a pensar, es realmente cierto, después de todo, situaciones delicadas como el despido, la bancarrota, la separación, por dolorosas que sean, son posibles de recuperar, encontrar nuevas oportunidades , comenzar otra relación. La muerte, por otro lado, no puede revertirse, a pesar de que hay creencias que ven este tema desde diferentes perspectivas, es un hecho que el individuo que muere ya no existirá en este mundo como existía antes del evento.

La verdad es que no tenemos forma de controlar el día que nos vamos, sin embargo, hay medidas que podemos tomar para extender nuestra estadía el mayor tiempo posible y la principal es cuidar nuestra salud. Se ha demostrado que muchas enfermedades son causadas por malos hábitos, como fumar, beber alcohol en exceso, una dieta deficiente, inactividad física, entre muchas otras. Por esa razón, cuidar su salud es invertir en su vida, en su felicidad.

Si pone el trabajo primero y se dedica por completo a él para lograr sus objetivos profesionales, sacrificando su salud, en algún momento esa cuenta llegará y luego se verá obligado a detener sus planes para cuidarse. ¿No sería más inteligente dedicarte a tu carrera, pero de manera equilibrada? No tiene sentido tener mucho conocimiento y llevar a cabo proyectos fantásticos, si el ser humano detrás de estas hazañas no es física ni mentalmente saludable.

Lo mejor que puede hacer para tener una vida feliz y alcanzar sus objetivos es ponerse como una prioridad también. Dedícate a tus proyectos, haz tu mejor esfuerzo, estudia, cuida a tu familia, tus amistades, pero recuerda a ti mismo. Sin salud no hay logros, desarrollo o evolución, porque sin salud no hay vida. ¡Piense en eso!

5 beneficios de invertir en su salud

Al colocar su salud como una prioridad, tendrá beneficios en las esferas más diferentes de la vida, impactando su productividad, autoestima, previniendo enfermedades, relaciones, entre otros, ¡échale un vistazo!

1 – Ayuda a controlar el peso corporal

La comida es uno de los pilares de una vida saludable, junto con los ejercicios físicos, y una de las consecuencias de este cuidado es visible y está relacionada con el control del peso corporal . Con un peso compatible con los estándares del cuerpo, considerando la altura y la estructura ósea, el individuo obtiene mejoras en su autoestima, tiene más energía para sus actividades, además de otros beneficios de los que hablaremos a continuación.

2 – Reduce el riesgo de varias enfermedades

La inversión en salud tiene como uno de los principales beneficios la prevención de enfermedades. Mantener una vida activa, con una dieta equilibrada y un sueño regular ayuda a evitar problemas como: diabetes, síndrome metabólico, depresión, algunos tipos de cáncer, artritis, hipertensión, entre otros.

3 – Aumenta los niveles de energía

Una persona sana y activa, que come bien y duerme lo suficiente, se siente mucho más animada para llevar a cabo sus actividades cotidianas. Esto es genial para el trabajo, las relaciones y la vida en general. Una persona que se encuentra en medio de un gran proyecto profesional, que requiere una gran dedicación y no descuida la salud, tiene mucha más energía para alcanzar sus objetivos que otra que se enfoca solo en el trabajo y se deja en segundo lugar.

4 – Mejora el estado de ánimo

Las actividades físicas estimulan la producción de endorfina, una hormona relacionada con la sensación de felicidad y relajación, que es lo que genera buen humor. Las personas felices tienden a expresar su satisfacción a través de sus acciones, lo que impacta directamente las relaciones, tanto con personas cercanas, como en el trabajo y en la sociedad. Es contagioso y hace que la vida sea mucho más positiva.

5 – Longevidad

La práctica de hábitos saludables hace que las personas vivan más y mejor. Un estudio realizado en los Estados Unidos con un grupo de trece mil personas concluyó que aquellos que hacían ejercicio regularmente, caminando durante al menos treinta minutos al día, tenían una reducción significativa en las posibilidades de sufrir una muerte prematura en comparación con los que eran sedentarios. Sin mencionar la influencia de la comida y otros hábitos.

10 acciones para invertir en tu salud y tener una vida plena

Después de descubrir lo importante que es la salud para los aspectos más diferentes de la vida, aproveche la oportunidad para ver diez acciones que lo ayudarán a vivir plenamente, de manera equilibrada y feliz. Estas son actitudes que involucran el bienestar físico y emocional, después de todo, el cuerpo y la mente están estrechamente conectados y no hay forma de sentirse saludable si uno de ellos no está bien.

1 – Come de forma equilibrada

Los alimentos son el combustible del cuerpo, de ellos provienen los nutrientes que nuestros órganos necesitan para mantenerse en pleno funcionamiento. No necesita seguir una dieta altamente restrictiva para mantenerse saludable, a menos que, por supuesto, tenga alguna alergia o intolerancia, solo necesita tener sentido común y tomar buenas decisiones. Tener el apoyo de un nutricionista es una buena manera de reeducarse en relación con los hábitos alimenticios.

2 – Beber mucha agua

El agua constituye dos tercios del cuerpo humano, además de realizar diversas funciones, como transportar nutrientes y regular la temperatura corporal. Los expertos dicen que tres litros es la cantidad promedio de agua que todos deben beber diariamente. Para tener control sobre la cantidad, mantenga siempre una botella cerca, para que siempre recuerde mantenerse hidratado.

3 – Practica actividades físicas regularmente

El cuerpo humano fue hecho para moverse, aunque la vida moderna insiste en hacernos parar cada vez más. Encuentre una actividad que disfrute y hágalo parte de su rutina diaria, como comer y beber agua. Puede ser caminar, bailar, yoga, deportes de equipo, lo que prefiera.

4 – Duerme lo suficiente

Dormir es más una necesidad humana que necesita ser satisfecha. Dormir no es y nunca será una pérdida de tiempo, el cuerpo necesita este descanso para recuperar sus energías y evitar una serie de enfermedades. Cree una rutina para acostarse y verá cuánto más estará disponible para sus actividades diarias.

5 – Vive en el momento presente

Si siempre está preocupado por lo que sucederá o por pensar en el pasado, sepa que este comportamiento está robando un gran tesoro: el momento presente . Aprende a conectarte con el ahora, a dedicarte, a dar lo mejor de ti, ya sea para una actividad profesional, una conversación con un familiar o un momento de conexión contigo mismo.

6 – Tomar el sol

El sol es vida, a través de sus rayos el cuerpo produce vitamina D, que es esencial para mantener el equilibrio mineral. Sin mencionar otros beneficios, como el fortalecimiento del sistema inmunitario y la prevención de enfermedades. Tomar unos diez minutos de sol al día es otra inversión que puede hacer para su salud.

7 – Evite presentar quejas

Tener quejas y resentimientos puede dañar su salud y bienestar. En lugar de reflexionar sobre lo que sucedió, elija mirar hacia adelante, apreciar las cosas buenas y estar agradecido por ellas. ¡Ser positivo es bueno para el cuerpo, la mente y la vida!

8 – Ámate a ti mismo

Amarte a ti mismo implica mucho más que disfrutar de la imagen que ves reflejada en el espejo, incluye sentirte orgulloso de quién eres, de tu crecimiento, de tu habilidad. Una persona que se ama a sí misma tiende a cuidarse con más cariño y atención, lo que se reflejará directamente en su salud.

9 – Realice actividades que fortalezcan su sentido de utilidad

Sentirse útil es muy importante para ser feliz, amar y cuidar. Para esto, intente hacer gestos que sean buenos para alguien, como participar en una acción social, comunicarse con un amigo, entre otros.

10 – Organiza tu rutina

Finalmente, para poder manejar todas las demandas sin descuidarse a sí mismo y a su salud, es esencial que tenga una rutina organizada. Por lo tanto, podrá usar su tiempo sabiamente, priorizando lo más importante y dejando de lado todo lo que no cuadre.

El filósofo alemán Arthur Schopenhauer dijo que la mayor locura que una persona puede cometer es sacrificar su salud por cualquier otro tipo de felicidad. Después de todo, sin salud no hay felicidad. Reflexione sobre esto y aproveche la oportunidad para compartir el artículo en sus redes sociales, para que más personas reconsideren sus hábitos y comiencen a invertir en este valioso activo.