¿Que son las Dinámicas de grupo? +5 Consejos

La dinámica de grupo es un paso común en el proceso de selección para ofertas de trabajo. El propósito de esta técnica es permitir que la empresa encuentre al candidato que mejor se adapte al perfil buscado, que no depende solo de la experiencia y la capacitación. El comportamiento y la personalidad del equipo son características que hoy se valoran mucho en los procesos de reclutamiento.

Aunque la elección depende del perfil que la compañía considere más adecuado para la vacante, quien sea que haya sido llamado a participar en una dinámica de grupo puede prepararse para tener un desempeño que muestre todo su potencial, aumentando sus posibilidades de permanecer en el trabajo. Echa un vistazo a cinco consejos para llevarse bien.

Consejo 1: Conozca todo el proceso

Comprender cómo funciona esta fase de reclutamiento es el primer paso para prepararse. No ser sorprendido con la guardia baja ayuda a contener la ansiedad, que es uno de los factores que más obstaculizan al candidato al trabajo.

En general, una dinámica de grupo reúne al menos a seis candidatos. El número máximo es variable. Si bien algunos expertos consideran que 12 participantes es la cantidad ideal máxima, ya que permite que todos sean observados y tengan la oportunidad de expresarse, algunas empresas incluso llevan a cabo dinámicas con hasta 30 personas.

La dinámica del grupo está dirigida por un facilitador, que es un selector encargado de guiar a los candidatos. Esta persona proporciona instrucciones y controla el ritmo de la dinámica, permitiendo la participación de candidatos y siempre asumiendo una posición neutral.

El facilitador es asistido por uno o más observadores. Estos observadores son responsables de tomar nota del desempeño de los participantes. Sus registros sobre el comportamiento de cada ayuda ayudan a identificar a los candidatos más adecuados para el perfil buscado. Los observadores no suelen identificarse en la apertura de la dinámica, permanecen en la sala durante todo el proceso y prácticamente no interactúan. Ya tienen un guión previo de los juegos que se les sugerirá y qué habilidades deben observar en cada actividad.

La dinámica de grupo generalmente se divide en seis etapas. Sin embargo, esto no es una regla fija, y el evaluador puede diseñar la actividad de acuerdo con sus necesidades.

Apertura

En la primera etapa, se hacen saludos. El facilitador se presenta, habla sobre su papel y explica un poco sobre la empresa y la vacante. Luego, describirá cómo será la dinámica y cuánto durará.

Presentación de candidatos

La primera intervención de los candidatos suele ser en la presentación. El facilitador puede solicitar una breve descripción de la vida de cada persona, para que todos se conozcan. Esta presentación puede ser simple o se puede usar un juego.

Calefacción

La fase de calentamiento es el “rompehielos” y, en general, implica movimientos físicos o juegos. Su objetivo es hacer que los participantes estén menos tensos y más cómodos, permitiéndoles comenzar a expresarse más espontáneamente.

Actividad principal

Esta fase sirve para medir las competencias de los candidatos e identificar las que mejor se adaptan al puesto. Las técnicas varían según lo que necesita ser evaluado. Se pueden adoptar juegos, debates, desafíos u otro tipo de actividades.

Evaluación

Después de la aplicación de las actividades, algunas empresas proponen a los candidatos una etapa de reflexión sobre lo que se ha hecho. Se puede preguntar a los participantes, por ejemplo, sobre cómo se sintieron durante los ejercicios, sobre su evaluación del desempeño del grupo, lo que aprendieron y cómo se puede aplicar esa experiencia en sus vidas diarias. Este paso ayuda a los selectores a comprender mejor las actitudes de los demás, confirmando o cambiando las observaciones realizadas en el paso anterior. Por lo tanto, es muy importante que el candidato se esfuerce por colaborar en la evaluación.

Clausura

Finalmente, el facilitador debe despedirse de los candidatos, informarles sobre las próximas etapas del proceso y aclarar cualquier duda que surja.

Consejo 2: busque tanta información sobre la empresa

A los reclutadores les gusta saber que el candidato sabe qué esperar si consigue el trabajo. Si se ha revelado el nombre de la empresa que está seleccionando, busque tanta información como sea posible.

Busque el sitio web institucional de la compañía y estudie su misión, visión y valores. Intente identificar cuál de estos puntos coincide con su perfil personal.

Además de conocer los principios de la organización, manténgase bien informado sobre los productos y servicios que ofrece. Confundir el producto de una empresa con el de un competidor es inexcusable.

Tenga en cuenta el perfil de la empresa para elegir la ropa que usará el día del evento : si es una empresa joven, moderna e informal, no tiene sentido ir vestida con traje y corbata. Los jeans y las camisetas, por otro lado, nunca serán la vestimenta apropiada para el proceso de selección de un banco u otra organización muy formal.

Consejo 3: sé tú mismo

Para aquellos que van a participar en una dinámica de grupo, es importante saber que no existe un perfil único o un patrón específico de comportamiento buscado por las empresas que aplican esta herramienta en la selección. No es cierto que los candidatos que mejor hacen en dinámica son siempre los que más hablan. Todo depende de las características que la empresa considere más importantes para la vacante específica.

Las habilidades de comunicación y la extraversión de los candidatos serán importantes para los trabajos que requieren estas características, pero no necesariamente para todos. Para algunas posiciones, la capacidad de concentración, por ejemplo, puede ser más importante. Los trabajos que requieren iniciativa pueden asociarse con dinámicas que evalúan cuánto pueden gestionar los participantes por sí mismos.

Lo más importante a tener en cuenta durante la dinámica de grupo es no intentar forzar un comportamiento que no es auténtico. No siempre es posible saber con certeza lo que la empresa está buscando y, a menudo, el perfil buscado es exactamente el opuesto al imaginado por el candidato. Además, los observadores están entrenados para identificar comportamientos simulados.

Consejo 4: Respeta al grupo

Aunque la autenticidad es el consejo principal para llevarse bien, se deben tomar algunas precauciones. Un candidato muy extrovertido debe estar atento para no hablar demasiado, atropellar a otros o molestar al grupo. Estar a gusto es bueno, pero también es una buena idea no perder de vista las bromas o el comportamiento inapropiado.

Tener una buena educación y no exagerar la agresividad es importante porque la dinámica es un ejercicio colectivo y se valora la capacidad de trabajar en equipo . Mejor que imponerse al grito, es saber cómo defender racionalmente sus argumentos y estar abierto a escuchar la opinión de los demás participantes.

Consejo 5: lucha por la timidez

Nadie tiene que fingir ser algo que no es, pero no decir nada durante el ejercicio es un grave error. Por esta razón, los tímidos deben esforzarse por expresarse al menos un poco.

Quienes no dicen nada no pueden ser evaluados y, probablemente, no podrán permanecer en la disputa. Esto no significa que el candidato tímido deba tratar de hablar desde los codos. Una sola observación pertinente, realizada en el momento adecuado, puede contar muchos puntos .