¿Qué es la relación interpersonal?

Según Psicología y Sociología, podemos definir la relación interpersonal como la conexión, conexión o vínculo entre dos o más personas dentro de un contexto dado. Esto, a su vez, puede ser el entorno laboral, familiar, social, religioso, amoroso o educativo, por ejemplo. En este sentido, según el psiquiatra austríaco Sigmund Freud, considerado el padre del psicoanálisis, el hombre es, en esencia, un ser relacional. Esto significa que usted, yo y las personas que nos rodean tienen esta característica natural.

Por esta misma razón, la naturaleza de los seres humanos es relacionarse. Para esto, siempre busca estar vinculado a alguien y fomentar un intenso intercambio de energía, conocimiento y emociones con otras personas. Por lo tanto, cuanto mejores y más positivas sean nuestras relaciones interpersonales, mayores serán las posibilidades de construir conexiones verdaderas con las personas con quienes vivimos. Para esto, elementos como la empatía y el respeto son fundamentales.

La importancia de una buena relación interpersonal

¿Sabías que una buena relación interpersonal es el resultado de una buena relación intrapersonal? Es decir, un reflejo de la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos. Si internamente estamos bien resueltos con nuestros problemas personales y profesionales, nuestras relaciones externas también tienden a ser mejores. Por otro lado, cuando algo, en nuestra mente o corazón, no va bien y sufrimos algún tipo de dolor emocional, terminamos reflejando esta incomodidad en la forma en que tratamos a otras personas y a nosotros mismos.

La mayoría de las veces, este malestar puede revelar actitudes negativas, agresivas, erróneas y altamente saboteadoras. Por lo tanto, no es casualidad que veamos líderes y compañeros de trabajo que, debido a sus problemas personales, a veces terminan tratando duramente a todos con quienes se relacionan en su vida diaria. En el tráfico, en lugares públicos o incluso en el trabajo, nadie se les escapa.

En casa no es diferente, porque cuando uno de los miembros de la familia no está satisfecho o contento con algo, pronto termina teniendo comportamientos dañinos, que pueden alejarse y lastimar y lastimar profundamente a los miembros de su familia. Por lo tanto, para tener una buena relación interpersonal con los demás, en primer lugar, la persona necesita estar en paz consigo misma.

En este sentido, quiero invitarlos a hacer el poderoso ejercicio de comenzar a observar más de cerca las actitudes de las personas que los rodean y las suyas. Tenga en cuenta que cuando algo sale mal , a menudo tendemos a externalizar nuestra insatisfacción a través del mal humor , la tristeza, el aislamiento o incluso la agresión.

Darse cuenta de esto es muy importante, especialmente en las relaciones laborales y familiares, porque cuando el otro no está bien y nos trata de una manera hostil o ofensiva, generalmente tendemos a tomarlo personalmente y pensar que su problema está con nosotros. Lo mismo se aplica a los puntos de vista de los demás sobre nosotros. Sepa que la mayoría de las veces no es personal y que su comportamiento, en realidad, es el reflejo de una insatisfacción interna, temporal o constante.

Por supuesto, agredir verbalmente a alguien no es la mejor manera de resolver un problema. Sin embargo, este es un aprendizaje que solo la vida y el tiempo pueden proporcionar. Por su parte, lo que puede hacer cuando le sucede es no juzgar. No se apresure a dar un diagnóstico de lo que siente el otro, porque si él mismo no está convencido de esto o realmente entiende lo que está pasando en ese momento, no depende de ninguno de nosotros juzgar sus motivos.

Tener esta conciencia nos hace ejercer la capacidad de empatía , que es el acto de ponerse en el lugar del otro para tratar de comprender sus ideas, sentimientos, motivaciones o incluso sus dolores. Ser empático es el primer paso para aprender a respetar a las personas con las que vivimos y un elemento esencial para construir relaciones interpersonales más positivas.

Relación interpersonal en el trabajo

Las empresas son el resultado de las personas. Como tal, cuanto mejor sea la relación de los empleados de una organización, más productiva será su convivencia. Los profesionales que forman parte de grupos armónicos también trabajan más estrechamente, ya que se conocen y se respetan, lo que hace que el rendimiento individual y el trabajo en equipo sean mucho más rentables.

Por otro lado, cuando los empleados no se llevan bien, los departamentos no se comunican de manera efectiva y los profesionales no cooperan para lograr las metas de manera efectiva; la empresa termina perdiendo gran parte de su capacidad productiva y, en consecuencia, sus inversiones. Esto se debe a que en un entorno donde las relaciones personales no son auspiciosas, la organización pierde su fuerza máxima. Por lo tanto, el lema: “juntos somos más fuertes”, no es solo una expresión. En la práctica, ¡realmente hace la diferencia!

Haciendo un autoanálisis nuevamente, los invito a recordar al menos una situación en la que esto quedó claro en su trabajo. Puede ser un proyecto importante en el que un colega nunca entregó su parte; una demanda estancada debido a la falta de colaboración de otro departamento o la dificultad del líder para comunicar sus ideas, objetivos y decisiones al grupo.

Aunque estos son solo ejemplos de circunstancias hipotéticas, tenga en cuenta que estos problemas ocurren con bastante frecuencia en las empresas. Diariamente, estas son también algunas de las razones que hacen que la relación interpersonal entre sus profesionales se debilite. Para cambiar este juego y construir mejores relaciones profesionales: respeto; empatía; trabajo en equipo; vista sistémica ; paciencia; cooperación y liderazgo positivo; son realmente palabras clave

Cómo mejorar sus relaciones interpersonales en la empresa

Como dice un viejo dicho: “Cuando uno no quiere; dos no luchan “. Y esta idea también se aplica a las relaciones interpersonales en el trabajo y en la vida en general, porque cuando, por ejemplo, no quiere entrar en discusiones o crear problemas con sus colegas, no tiene que perder el tiempo haciendo esto. Por lo tanto, para crear un buen ambiente profesional, familiar o social, todos los involucrados deben colaborar y hacer su parte por el bien de todos.

Como el ser humano es impredecible, en su rutina diaria en la empresa hay muchas situaciones que realmente pondrán a prueba su paciencia. Sin embargo, estos son los momentos ideales para ejercer su inteligencia emocional y relacional, y para tratar de resolver cualquier tipo de ocurrencia a través del diálogo pacífico. El mal humor del jefe; insatisfacción del cliente; ese colega que no está satisfecho con su trabajo y retrasa el trabajo del grupo … Sea cual sea el problema, es la forma en que reaccionas ante ellos lo que definirá la calidad de tus relaciones.

Cuando sabemos cómo comunicarnos de manera efectiva y tener una relación interpersonal positiva con las personas con las que vivimos, nos resulta más fácil resolver los problemas pendientes y superar los momentos de crisis con mucha más sabiduría y agilidad. Por lo tanto, podemos usar estos atributos para dialogar positivamente con aquellos involucrados en cualquier tema o problema y lograr efectivamente la conciliación de los intereses de todas las partes.  

Para esto, quiero que, aprovechando la lectura de este artículo, te detengas a reflexionar sobre tus comportamientos actuales. La intención es que de esta manera tenga la oportunidad de evaluar cómo sus actitudes afectan positiva o negativamente la calidad de sus relaciones interpersonales en la organización en la que trabaja de manera específica. Vayamos a las poderosas preguntas, pensemos en ello y seamos honestos en las respuestas.

  • De 0 a 10, ¿cuánto han facilitado o obstaculizado sus actitudes sus relaciones interpersonales en el trabajo?
  • De 0 a 10, ¿cuánto colabora para una buena comunicación con sus colegas, con la empresa y los clientes?
  • ¿Siempre te comunicas de manera respetuosa y amigable o no?
  • ¿Intenta voluntariamente construir buenas relaciones o está constantemente en conflicto con alguien?
  • ¿Siempre se enfoca en dar lo mejor de sí mismo o es su insatisfacción actual tan evidente y evidente que no le permite relacionarse bien con las personas y ganarse su respeto y cooperación?

¡Piénselo y, si es necesario, comience a revisar sus comportamientos y permítase cambiarlos de ahora en adelante!

Consejos para mejorar las relaciones interpersonales en el trabajo

Desarrollar actitudes positivas es esencial para construir buenas relaciones con las personas con las que vivimos. Para esto, conozca algunas acciones que pueden ayudar a este respecto:

Desarrollar empatía

Sin empatía es casi imposible construir una buena relación interpersonal en cualquier área de la vida y, en el trabajo, no es diferente. La empatía es lo que permite a una persona ponerse en el lugar del otro, comprender mejor sus sentimientos y actitudes y evitar juicios apresurados sobre su forma de ser, pensar y actuar.

Como nosotros, cada uno tiene su propia historia y razones para ser como es. Por supuesto, esto no justifica ningún mal comportamiento. Sin embargo, saber cómo ponerse en el lugar del otro, además de mostrar compasión y respeto, nos impide juzgar a nuestros colegas, clientes y jefes, sin siquiera darles la oportunidad de mostrar la otra cara de la moneda. Por lo tanto, ¡ejercita más empatía!

Mantener el respeto

Cualquiera sea el problema, nunca pierdas el respeto por las personas con las que vives ni te dejes llevar por la ira o la insatisfacción. El respeto a los demás es la base de todas las relaciones interpersonales y la prueba de civilidad y humanidad. No le hagas a los demás, lo que no me gustaría que te hagan a ti, porque todo lo que va y viene y alimenta un ciclo de falta de respeto solo crea más falta de comprensión. Por lo tanto, entrar en una pelea o cualquier tipo de agresión personal son caminos que deben evitarse con vehemencia.

Si está molesto por algo o alguien, por ejemplo, recuerde siempre que no le da derecho a ser grosero o actuar de manera inapropiada. Del mismo modo, no liberes a tus jefes, clientes o colegas para que te traten mal. Cuando todos entienden esto, todos ganan, porque el respeto es la clave para construir relaciones positivas y duraderas.

Tener una comunicación efectiva

La comunicación , ya sea verbal o no verbal, es lo que crea el vínculo entre las personas y los grupos a los que pertenecen. Por lo tanto, saber cómo comunicarse, además de una cualidad indispensable en su carrera, es un atributo esencial para construir relaciones interpersonales positivas. Significa escuchar y ser escuchado, creando un ambiente de respeto, donde las personas pueden intercambiar ideas, conocimientos y experiencias de manera recíproca.

Cuando las personas quieren comunicarse efectivamente entre sí , están abiertas a escuchar, en esencia, lo que el otro tiene que decir, a decodificar la información y las intenciones contenidas en ellas, así como a sentirse más seguras y cómodas para exponer lo que pensar y dialogar con sus compañeros de trabajo, amigos o familiares. Por lo tanto, apreciar una buena comunicación marca la diferencia para que las relaciones interpersonales sean siempre constructivas.

Respeta la diversidad

Al igual que nosotros, cada persona tiene su origen e historia, que siempre merece ser honrada y respetada. Como tal, para que podamos elevar la calidad de nuestras relaciones interpersonales en el trabajo y en los otros entornos donde vivimos, siempre debemos tratar de evolucionar como seres humanos y defender el respeto por las diferencias, sean cuales sean.

En la práctica, esto significa que, independientemente del credo, origen, color, orientación sexual, nacionalidad, equipo, religión, cultura o ideología política, siempre debemos esforzarnos por que se respete el espacio de todos, tal como queremos que sea el nuestro. A pesar de que su colega sea diferente a usted, esto no significa que sea peor, solo que tiene una mentalidad diferente.

Sin embargo, al contrario de lo que muchos piensan, comprender estas diferencias y también buscar sus puntos comunes puede traer muchos aprendizajes y crecimiento para ambos. Permítete!

Ser cooperativo

Toda relación interpersonal implica intercambio, porque cuando cada persona hace lo mejor que puede, las relaciones se fortalecen y se vuelven positivas para todos. ¿Que significa eso? Que no debes evitar aportar tus conocimientos, habilidades y experiencias para ayudar a las personas que te rodean a resolver problemas, aprender y crecer continuamente también. Del mismo modo, ¡siempre esté abierto a recibir todo esto!

En su trabajo, por ejemplo, es importante que comprenda la importancia de la cooperación entre empleados y departamentos, que valore el sentido de grupo y el poder de las acciones individuales y colectivas, porque cuando cada uno hace su parte correctamente, todos se benefician de Excelentes resultados.

Siempre coopere, porque nada peor que alguien que no ayuda y además obstaculiza a los demás en sus funciones. ¡No quiero ser ese tipo de profesional que no contribuye! Concéntrese en ser ese colaborador que sabe trabajar en equipo y que tiene la humildad de enseñar y aprender.