¿Qué es el comportamiento organizacional?

El comportamiento organizacional es el estudio que investiga los impactos e influencias que el comportamiento de los miembros de una organización tiene sobre la eficiencia y la productividad, con el objetivo de mejorarlos.

Para este análisis, es necesario conocer los valores y principios de una organización, como los aspectos ambientales, los procesos aplicados, pero principalmente, las características de las personas debido a su conducta, actitudes o costumbres.

Comportamiento organizacional en las empresas.

El comportamiento organizacional es un campo de estudio con referencia en diferentes áreas, que busca predecir, comprender y explicar el comportamiento humano en las organizaciones. La compañía es una de estas organizaciones líderes.

Al llevar a cabo este análisis, la observación se enfoca en el comportamiento de las personas individualmente y como miembros de grupos, pero también en grupos por separado, ya que se comportan de manera diferente a los individuos.

En este escenario, es posible dividir la observación realizada en diferentes niveles.

Comportamiento microorganizacional

Desarrollado por análisis desde la psicología, para el comportamiento individual. Implica variables como:

  • Personalidad
  • Motivación
  • Actitudes
  • Satisfacción laboral
  • Habilidades y conocimientos individuales.

Comportamiento mesoorganizacional

Desarrollado por análisis basado en la comunicación, la psicología social y la psicología interaccionista, para el comportamiento de las personas con sus grupos. Implica variables como:

  • Liderazgo
  • Socialización
  • Dinámica de grupo

Comportamiento macroorganizacional

Analiza en aspectos más amplios, características esenciales adoptadas por la empresa, que se ejercen en grupos. Implica variables como:

  • Estructura organizacional
  • Ambiente de trabajo
  • Normas aplicadas

Con estas variables divididas en diferentes proporciones, es posible identificar cómo un individuo influye en el grupo, o viceversa. Por ejemplo, cómo los empleados respetan las reglas aplicadas en la empresa o cómo la motivación puede alcanzar niveles de productividad.

Además de estos aspectos destacados, es posible analizar otras características que también están relacionadas con los comportamientos profesionales.