Las causas del miedo

Miedo Conozca las causas del miedo

La mente y el cerebro humanos trabajan activamente para asegurar la supervivencia de todo el organismo. Este es un hecho conocido y estudiado por la Neurociencia. Nuestro cerebro tiene una red de configuración compleja para protegerse contra varios tipos de peligro y amenaza. Y uno de los mecanismos utilizados en este sistema de seguridad mental es precisamente la sensación de miedo.

Conceptualmente, podemos definir el miedo como un sentimiento que proviene de la intimidación y la amenaza. Es la sensación de que algo malo puede pasar y hacernos daño, tanto física como psicológicamente. El famoso miedo a la oscuridad es el mayor ejemplo de lo que significa tener miedo: la oscuridad representa lo que no sabemos.

En la oscuridad, no sabemos lo que encontraremos, no sabemos dónde pisar, si seremos atacados por animales peligrosos, si caeremos en un agujero. El miedo a la oscuridad aglutina todas nuestras dudas, incertidumbres e inseguridades.

Desde el punto de vista del contenido de lo que puede causar miedo en los humanos, existe una enorme variedad. Cada persona puede tener miedo a cosas específicas, como el miedo a volar en avión o el miedo a los espacios abiertos. Otras personas pueden tener miedo de hablar en público, aceptar un desafío profesional, arañas o declararse ante la persona que aman.

Con tanta variedad de causas, situaciones y efectos, les pregunto: ¿qué podemos percibir en común, cuál es la característica que une todos estos miedos? En mi opinión, se trata de anticipar algo que podría suceder. Todos nuestros miedos se basan en la posibilidad de que suceda algo malo.

En otras palabras, tenemos miedo de lo que nuestra mente cree que nos puede pasar en una situación determinada. Tomemos como ejemplo algunos de nuestros miedos banales, aquellos que logramos manejar en nuestra vida diaria. Al cruzar una calle muy transitada con un niño pequeño, es natural que tengamos un poco de miedo porque imaginamos la posibilidad de ser atropellados. Cuando este miedo es común, se maneja fácilmente con prudencia. Tenemos la prudencia de mirar a ambos lados, esperar a que cierre el cartel y cruzar la calle por el paso de peatones.

En este ejemplo, el miedo es causado por lo que nuestra mente cree que es una posibilidad. Nuestra mente anticipa inconscientemente todos los resultados posibles de las situaciones que enfrentamos. Por tanto, al cruzar una calle muy transitada, nuestra mente anticipa que existe la posibilidad de un accidente. El problema comienza cuando somos incapaces de manejar estos miedos.

En general, la mayoría de la gente no deja de cruzar una calle por miedo. Sin embargo, hay casos en los que los miedos crecen y se convierten en fobias. Este proceso de la mente, de anticiparnos a lo que nos podría pasar, es sumamente útil y necesario, especialmente cuando nos enfrentamos a un peligro real.

En situaciones de peligro real, tenemos que estar literalmente preparados para luchar o huir. El miedo también despierta reacciones fisiológicas que ayudan a prevenir el organismo: aumenta el flujo de adrenalina, los sentidos se agudizan, la respiración se acelera. Todas estas reacciones físicas tienen sentido en contextos de peligro real cuando necesitamos defendernos; pero ¿qué pasa cuando tenemos miedo de cosas, objetos y situaciones que no representan un peligro real? Experimentar constantemente estos síntomas es extremadamente estresante y crea un círculo vicioso de miedo. Nuestro cuerpo, en lugar de prepararse para luchar o huir, acaba por tener que acostumbrarse a vivir constantemente sujeto a sentir estas reacciones, en situaciones que, de hecho, no requieren ninguna respuesta física. Y luego comienzan los problemas.

Como si los síntomas físicos del miedo no fueran suficientes, aún existen otros síntomas emocionales y psicológicos. Cuando tienes miedo, también te aflige el sentimiento de incapacidad. Incapacidad para lidiar con algo, debilidad y falta de fuerza. Es como si el objeto que te causa miedo fuera mucho más grande que tú. Esto es capaz de destruir la autoestima y la confianza en sí mismo de cualquier persona.

Y esto no es consciente, créame. Si has pasado por esto, sabes que por mucho que no quieras tener miedo, por mucho que no quieras sentirte amenazado, nuestra mente libera estas emociones sin importar nuestra conciencia. El miedo es uno de los contenidos que conforman nuestra conciencia. Vivimos y sentimos miedo tanto externa como internamente. Dentro de cada uno de nosotros, en el fondo de cada alma humana, existe un miedo terrible a la realidad, al momento presente y el miedo al futuro, a las cosas por venir y también a las que dejarán de existir. La mayoría de nosotros sabemos lo que es el miedo en muchos sentidos, el miedo al mañana, el miedo a perder el trabajo, el miedo a que nos roben, el miedo a la muerte, el miedo a ser traicionados, en fin, tenemos mucho miedo a muchas cosas diferentes.

Lo que casi nadie se da cuenta, sin embargo, es que el miedo echa raíces. Imagínese un gran árbol con muchas ramas, el miedo también. Nos damos cuenta de que tenemos miedo de algunas situaciones específicas y sin sentido y tratamos de afrontarlas, en su ocurrencia inmediata, sin preguntarnos sus verdaderas causas.

Los miedos triviales, como el miedo a los insectos o las películas de terror, son solo las ramas de una estructura mucho más grande que tiene raíces profundas dentro de nosotros. Cortar las ramas de este árbol no resuelve el problema, porque mientras existan sus raíces, este árbol se nutrirá de nuestra energía mental.

Existen muchas teorías y explicaciones de diferentes científicos sobre las posibles causas del sentimiento de miedo. En mis estudios llegué a la siguiente síntesis: entre los diversos orígenes posibles del miedo, podemos delimitarlos con un solo propósito, la autoconservación, que significa mantener la integridad del organismo.

Este propósito se divide en dos propósitos: preservación de la integridad física y preservación de la integridad psíquica. Tenemos miedo, en primer lugar, de cualquier cosa que pueda amenazar nuestra integridad física, como ruidos fuertes y repentinos, golpes o explosiones, animales feroces o venenosos, etc. Este miedo es una precaución de la mente para evitar posibles daños físicos.

Se basa en un principio de autoconservación: el miedo a situaciones en las que existe peligro por la posibilidad de lesionarnos tiene como objetivo hacernos evitar determinadas situaciones o conflictos.

Este miedo a ser herido es suficiente para disuadirnos de realizar diversas acciones, algunas de ellas con razón, otras no tanto, como veremos más adelante. También tenemos miedo a las amenazas a nuestra integridad psicológica y emocional: miedo al abandono, miedo a la soledad, miedo a ser ridículos o avergonzados, miedo al juicio de los demás, etc.

El miedo que sentimos en esta esfera es relativamente más complejo que el miedo a las amenazas físicas reales. La civilización y la evolución humana nos han garantizado una gran seguridad para la mayoría de las amenazas físicas a las que estaríamos expuestos en la naturaleza. En general, los que vivimos en las ciudades no tenemos miedo constante de ser atacados por algún depredador de animales salvajes, por ejemplo.

El verdadero problema, cuando miramos la cuestión de las causas (y propósitos) del miedo, es que no siempre aparecen en forma pura. Para la mayoría de las personas, las motivaciones psíquicas y físicas se mezclan. Tememos a los demás seres humanos tanto por nuestra integridad física como por nuestra integridad psíquica. A veces sentimos un miedo terrible a los animales o situaciones que difícilmente podrían causarnos un daño real.

Tenemos miedo de no adaptarnos, de no ser aceptados en la sociedad, de no estar a la altura de lo que se espera de nosotros, tenemos miedo al fracaso, tenemos miedo a lo desconocido. Una de las principales razones del miedo psicológico es la comparación.

Compararse con otras personas es prácticamente inevitable, pero la comparación da la impresión de que siempre somos menos, que siempre somos inferiores y eso causa sufrimiento. Hemos aprendido a compararnos desde que nacimos. Medimos nuestra altura y la comparamos con la de otras personas, para saber si somos altos o bajos. Comparamos nuestro peso con el de otras personas, nuestra ropa, nuestras posesiones.

Y no solo con otras personas, nos comparamos con nosotros mismos en diferentes etapas de nuestra vida: “Antes tenía un gran coche, hoy no tengo más”. Este movimiento de comparación parte del deseo humano de convertirse en algo. Toda nuestra educación, tanto la que recibimos en la escuela como la que recibimos de nuestra familia, está básicamente destinada a transformarnos en algo.

La formación significa dar forma a algo. Y, si necesitamos graduarnos, ¿eso significa que no tenemos forma? Metafóricamente, es como si nuestros miedos psicológicos comenzaran a hacernos pensar: “Si no soy nada y no tengo forma, necesito intentar convertirme en algo. Pero, ¿y si no puedo? “

Si una persona es pobre, querrá tener más dinero y por lo tanto tendrá que lidiar con el miedo a no conseguir lo que quiere. Una persona rica, por otro lado, querrá aún más dinero y más poder y tendrá miedo no solo de no obtener lo que quiere, sino también de perder lo que ya tiene.

En ese sentido, nuestros deseos nos encadenan tanto como el miedo que crean. Socialmente, el ser humano está llamado a convertirse en algo o alguien antes de que pueda siquiera expresarse verbalmente.

Esta demanda parte de comparaciones y crea más comparaciones. Y, a menos que tome la decisión consciente de guiar su propia vida y sus propios deseos, siempre será víctima de la comparación. Siempre habrá alguien que haga algo mejor que tú. Para la mente humana, la comparación puede crear una motivación inicial, pero no se equivoque, es un mero destello en la sartén. Esa motivación pronto se convierte en frustración.

Ser libre también significa poder crear tus propios modelos y comprender que tienes una vida e historia únicas. No existe un modelo ideal. No es posible alcanzar la madurez, la felicidad y el amor con solo imitar ejemplos preestablecidos. La gran verdad de la vida es esta: nadie sabe cuál es la verdad de la vida. Liberarse del miedo, por tanto, significa saber liberarse de los deseos de ser y de tener. Primero, porque ya lo eres. Simplemente es. Existes, ya eres alguien. No tienes que convertirte en algo, a menos que quieras convertirte en algo diferente de lo que ya es.

No hay problema en cambiar de opinión, trabajo, ciudad. El problema es abandonarse en el proceso. Al comienzo de este capítulo mencioné que es común ver personas atrapadas en sus rutinas por temor a un futuro incierto, por temor a lo desconocido. Me hizo pensar en muchas cosas y tener muchas ideas. Hace unos días, entre las prisas de un viaje y otro, en uno de los raros momentos de descanso en casa, encendí el televisor y se estaba proyectando una película de terror.

Me detuve a mirar algunas escenas y comencé a pensar: ¿qué tienen estas películas que nos dan miedo? ¿Y por qué vemos algo que nos da miedo? ¿A algunas personas les gusta tener miedo, por eso ven estas películas? No soy un experto en cine, ni mucho menos. Pero, si el lector me permite un breve paréntesis, me gustaría preguntarte: ¿habéis notado que los villanos y monstruos más espantosos de las películas de terror son precisamente los que no podemos ver?

¿Los que no aparecen, de los que no conocemos la forma? Son la pura expresión del miedo, un monstruo que se escapa de las sombras, sin forma definida, sin rostro y sin voz: un indefinido total. ¿Cómo afrontar lo que no sabemos? Insisto de nuevo en el miedo a la oscuridad como ejemplo de puro miedo.

El miedo a la oscuridad es un miedo sin objeto, por eso es tan universal. Es miedo a lo que se esconde en las sombras. Si el sentimiento de miedo no necesita un objeto específico y definido para ser activado, entonces creo que, para entenderlo como un todo, necesitamos investigar a fondo otros elementos en su origen. Ya mencioné el deseo como fuente primaria que causa miedo, inseguridad y frustración, ¿te acuerdas?

Bueno, ahora sabemos que el miedo no necesita un objeto específico; permítanme reafirmar que el miedo se origina en un deseo. Pero, ¿qué deseo? Si miramos la naturaleza del deseo y su relación con el miedo, veremos fácilmente que nuestra mente en realidad no intenta simplemente evitar el peligro de una manera negativa. Nuestra mente no solo trabaja para protegerse, evitar y evadir amenazas.

Si eso fuera así, nuestra mente siempre estaría actuando con un “no”. Con esto quiero decir que nuestra mente crea un deseo de seguridad en lugar de un deseo de “no inseguridad”. Suena complejo, lo sé, pero ¿puedes entender la diferencia entre estas cosas? En la mente inconsciente, no hay deseo negativo.

Por lo tanto, nuestra mente crea realmente un deseo de seguridad; y, a partir de ese deseo, de sentirnos seguros, comenzamos a evitar y eliminar diversas situaciones y conflictos. Todo deseo va de la mano de una especie de conflicto. Se encuentra entre dos extremos: la posibilidad de logro o la frustración. Por eso es extremadamente importante que reflexione y realice sus deseos.