Importancia de la cultura organizacional de una empresa

Una empresa se compone esencialmente de personas, y estos son elementos fundamentales, capaces de hacer que una organización en particular prospere o no en el mercado en el que opera. Como tienen una importancia extremadamente significativa en el contexto comercial, es necesario que los empleados estén constantemente alineados con la misión, la visión y especialmente con los valores de una organización , para que se logren buenos resultados para ambas partes.

Por lo tanto, hoy el tema que trataremos está relacionado con la cultura organizacional de una empresa, que es algo que guía las acciones de todas las personas involucradas en sus procesos organizacionales. Básicamente consiste en creencias, valores, reglas de conducta , moral y ética, así como principios y políticas de gestión implementados por la organización.

Estos elementos muestran la importancia de la cultura organizacional de una empresa como base de sus prácticas y prácticas de gestión de personas y resultados. Cada empresa, sea cual sea su tamaño, tiene su política organizativa, y aunque no está claro, se basa en esta cultura que los empleados son guiados para llevar a cabo sus tareas.

Síganos en esta lectura y vea cómo puede fortalecer sus acciones futuras dentro de la empresa en la que opera.

Cultura organizacional: ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

En general, la cultura organizacional está asociada con los valores que rigen las acciones y los comportamientos dentro de una empresa. Con base en estos valores, las personas que se insertan en un determinado contexto empresarial, ya sean líderes, gerentes, analistas o pasantes, por ejemplo, hacen su trabajo y contribuyen al crecimiento de la organización en su conjunto.

Estos valores, o también podemos llamarlos características, son altamente valorados por la organización y lo hacen diferente y se destacan o no en el mercado en el que opera, porque a través de ellos, es posible que una empresa logre sus objetivos y obtenga los resultados que apunta a su éxito

En este contexto, una cultura organizacional que es positiva, que busca elevar no solo a quienes ocupan puestos de alto nivel, sino a todos los que forman parte de la empresa, que se enfoca en las personas y los resultados, entre otras características, solo tiende a brindar numerosos beneficios. Para la organización, la principal es que permanece activa y se perpetúa en el mercado, destacando de manera expresiva ante sus competidores.

Valores centrales y características

Siempre estamos hablando de los valores y características ideales para que una cultura organizacional sea positiva y también genere resultados positivos para una empresa. Vea lo que están a continuación:

Capacidad para innovar y asumir riesgos.

Si una empresa alienta a sus empleados a mejorar su creatividad, contribuyendo constantemente con ideas innovadoras, que harán que esta misma empresa crezca y alcance el éxito, tiene una cultura organizacional bien fundada.

Además, si se alienta a los empleados dentro de esta organización a no tener miedo de correr riesgos, apostando siempre por sus ideas e ideales y comprometiéndose a hacer todo lo posible para ponerlos en práctica, este es un lugar que muestra a sus empleados que vale la pena construir una carrera.

Centrarse en el resultado

Por supuesto, cada empresa necesita procesos bien definidos, para que todos sepan cómo se desarrolla cada actividad interna, después de todo, todos necesitamos organización para hacer un buen trabajo. Sin embargo, si una acción bien estructurada no ha generado buenos resultados para la empresa, es necesario repensarla.

Por lo tanto, la organización que se enfoca, principalmente en los resultados, y hace que sus empleados sean orientadores en este sentido, también tiene una cultura organizacional bien desarrollada.

Enfoque en capital humano

Además de garantizar que sus empleados estén orientados a los resultados, una empresa que quiere tener una cultura organizacional bien desarrollada también necesita enfocarse y valorar su capital humano. Esto se debe a que él sabe que es a través de las personas que los procesos se desarrollan bien en el transcurso de los días y que se logran los objetivos.

Trabajo en equipo

Prestar atención a cómo cada empleado se desarrolla individualmente, así como a sus necesidades, es el papel de cada organización que quiere destacarse en el mercado y, como dijimos anteriormente, que valora su capital humano.

Pero más que pensar en el individuo, también es importante pensar en el trabajo en equipo, ya que las personas son conscientes de que juntas pueden ir más allá, las posibilidades de éxito para todos los involucrados en los procesos organizacionales son mucho mayores.

El papel del líder en la cultura organizacional

El líder es el principal promotor de la cultura organizacional de una empresa, ya que está en contacto directo con las partes interesadas y es uno de los principales responsables de transmitirles los preceptos, visiones y valores de la empresa. Esta orientación permite dirigir y condicionar el comportamiento de los empleados, de modo que su conducta dentro de la organización sea coherente con lo que se considera ideal.

De esta forma, el rol del líder es liderar los equipos de trabajo para guiarlos a lograr los resultados que la empresa desea, pero sin olvidar que es necesario valorar a cada uno de los colaboradores que contribuyen a este objetivo.

Cuando la cultura está desorganizada

La cultura organizacional también previene y puede ayudar a resolver conflictos internos, ya que apoya la gestión efectiva del capital humano, la resolución y disolución de problemas interpersonales, además de mostrar a la sociedad cuáles son los valores, visiones y creencias seguidas por la organización.

Por otro lado, si la cultura organizacional no es clara y contiene elementos que hacen imposible que los empleados y la empresa crezcan, se convierte en un obstáculo para el desarrollo sistémico y debe revisarse con urgencia.

Cuando hablamos de obstáculos, estamos hablando de un entorno que está lejos de ser saludable, donde hay chismes, donde se alienta a un empleado a quitarle la alfombra al otro y verlo como un competidor y no un aliado, en el que los gerentes actúan más como jefes y menos como líderes, entre otras características, que contribuyen a la difusión de una cultura desorganizada, es decir, que traerá más pérdidas en lugar de beneficios.

Cómo desarrollar una cultura organizacional positiva

Consulte a continuación algunos elementos que estimulan la cultura de alto rendimiento en la empresa:

Criterios de reclutamiento

Para crear un equipo bien estructurado que sea apropiado para la cultura de la empresa, debe contratar a las personas adecuadas. Por lo tanto, la cultura organizacional comienza en los procesos de selección, donde el reclutador identificará, con la ayuda de herramientas efectivas, como la Evaluación de Coaching, por ejemplo, qué talentos cumplen con el perfil cultural de la compañía.

Integración y comunicación

La alineación de la información entre los empleados es esencial para fomentar una conducta común para todos. Comparta los pilares que apoyan la cultura organizacional, por ejemplo: “nunca deje que el cliente se vaya sin que se resuelva su problema”. Este es un tipo de pilar que guía cómo deben actuar los profesionales cuando están en contacto con el público de la marca.

Otra estrategia efectiva es crear el manual del colaborador para que los nuevos empleados puedan contextualizarse, como leer y recordar las reglas cuando sea necesario.

Claridad de objetivos

Cuando el profesional comprende el propósito de las reglas que rigen la cultura de la empresa, tiende a estar más dispuesto a ponerlas en práctica. Aclare los objetivos de la compañía para su equipo y explique por qué comportarse congruentemente con la cultura organizacional puede mejorar su desempeño y resultados para el individuo y la organización en general.

Desarrollo continuo

Una cultura organizacional de alto rendimiento alienta a sus empleados a aprender cosas nuevas, brinda apertura a nuevas ideas y promueve una mayor participación y participación de todos, lo que despierta el sentido de pertenencia, autonomía, visión empresarial, proactividad, compromiso, entre muchos otros. competencias que colaboran para lograr resultados extraordinarios. Cada talento tiene un potencial infinito, es suficiente para obtener herramientas de gestión adecuadas para maximizar la capacidad de desempeño individual o colectivo.

Coaching en el desarrollo de la cultura organizacional.

Como una herramienta altamente enfocada en el desarrollo de un liderazgo efectivo y en la gestión eficiente de las personas, el Coaching puede ayudar a los tipos más diversos de organizaciones, independientemente de su tamaño o segmento, a desarrollar una cultura organizacional que brinde resultados cada vez más positivos a las empresas.

A través de la capacitación, el monitoreo y la orientación de líderes y empleados, retroalimentaciones asertivas, entre muchas otras herramientas, Coaching mejora y acelera aún más los resultados esperados. Es una inversión, que en poco tiempo ayudará a la empresa a alcanzar sus objetivos planificados.

Tener los más diversos tipos de asistencia para desarrollar una cultura organizacional que ofrezca calidad de vida en el trabajo a todos los empleados, ya sean gerentes o no, es algo que todas las empresas deben buscar, si desean destacarse de sus competidores.