Cultura de la organización

La cultura tiene varias características aparentes, individualmente o en grupo, así como por sus creencias y hábitos, que aparecen en las actividades que realizan.

Cuando hablamos de esta cultura en grupos, principalmente en empresas, decimos que es una cultura organizacional.

La cultura organizacional se compone del conjunto de valores, costumbres, creencias, rituales o normas, compartidos por los miembros de una empresa y que diferencian a una organización de la otra . Una forma práctica de ver estas diferencias es cuando cambiamos de trabajo. Con eso, tenemos que adaptarnos a una cultura diferente que pertenece a la nueva compañía en la que estamos entrando.

Esta cultura aparece desde la creación de la empresa, incluso de manera informal, con todos los empleados que participan en sus procesos.

Tipos de cultura organizacional

El psicólogo social Edgar Schein desarrolló un modelo que caracteriza la cultura en la organización, dividiéndola en tres niveles que permiten identificar cada tipo de cultura.

Artefactos y Comportamientos

Parte de la cultura organizacional que puede ser percibida , incluso por aquellos que no forman parte del grupo empresarial, debido a factores que influyen en ella.

Algunos ejemplos son: la misión de la empresa, políticas adoptadas, métodos de trabajo, objetivos y estrategias, entre otros.

Dentro de la empresa, la cultura organizacional puede cambiar debido a este factor con el tiempo, con cambios en el personal, la misión, los valores o cualquier otro factor.

Normas y valores

Esta parte puede ser parcialmente notable pero está presente en el comportamiento de las personas que forman parte de la empresa. Por lo general, los valores especifican lo que es beneficioso para el grupo y las normas sobre lo que se necesita para lograr esos beneficios.

Como ejemplos tenemos: filosofía empresarial, actitudes de líderes y empleados, hábitos, etc.

suposición

Esta es la parte prácticamente imperceptible , debido al hecho de que nacen con la empresa y con los objetivos de sus fundadores, es decir, aparecen en la “genética” de la empresa y permanecen enraizados.

Los ejemplos de los supuestos aparecen más en “tabúes” o reglas tácticas que son difíciles de cambiar, tales como: no contratar familiares de empleados, prohibición de tatuajes, etc.

Estos tres niveles combinados son los que permiten comprender las características de la empresa en la que estamos insertos.

Clima organizacional

El clima organizacional es un reflejo de la cultura de la empresa, en aspectos positivos o negativos. Es notable, por ejemplo, por desempeño, motivación o satisfacción laboral.

Cuando una organización tiene un clima muy desfavorable, termina llegando a las partes que la hacen sobrevivir, como baja productividad, alta rotación , alta tasa de desperdicio, socios sin compromiso, entre otros.

Además, existen diferentes tipos de líderes que influyen en el clima y la cultura organizacional y que pueden ser un factor a analizar en la empresa. Demasiado líder autoritario puede afectar negativamente la producción, por ejemplo.