¿Cuál es el papel principal de un gerente organizacional?

Para muchas personas, esta posición es un signo de avance profesional. Para otros es un signo de gran responsabilidad. ¿Y cuál es el puesto? Gerente organizacional. Pero, después de todo: ¿sabes lo que hace un gerente? ¿Cuáles son las responsabilidades de este profesional? ¡Continúa leyendo y aprende más! 

¿Qué hace un gerente organizacional? 

Los gerentes de las organizaciones tienen una serie de responsabilidades inherentes al departamento o equipo que están a cargo, tales como: 

  • Determinar metas y objetivos
  • Organizar y dirigir actividades en equipo.  
  • Rastrea y evalúa resultados 
  • Proporcionar incrementos al proceso, buscando mejorarlo.

Todas estas funciones son esenciales para los procesos de una empresa, pero la administración puede considerarse el papel principal de un gerente organizacional. También es uno de los mayores desafíos en la carrera de un gerente organizacional. Después de todo, dirigir personas y llevar a cabo procesos implica otros factores, como las relaciones interpersonales e incluso el liderazgo. 

Los desafíos de liderar y dirigir

Al analizar todas las tareas realizadas por el gerente de la organización, será posible identificar que en prácticamente todas las actividades este profesional necesita contar con la ayuda de su equipo. Muchos profesionales al convertirse en gerentes organizacionales creen que esta es una función que se debe ejercer de manera solitaria, lo cual no es cierto. 

Considerando la creación de un plan de negocios estratégico como ejemplo, vemos que el gerente depende de la experiencia técnica y operativa de sus empleados para diseñar un plan que satisfaga las necesidades de la empresa y sea coherente con la realidad de la organización empresarial. 

Sin embargo, hay una actividad en la que el desempeño del gerente es exclusivo: la dirección. La dirección realizada por el gerente le permite desarrollar una amplia visión de negocios y ser capaz de identificar posibles influencias negativas en las actividades de la compañía, preparando a su equipo para reaccionar de la mejor manera posible ante las situaciones por venir. Pero, ¿qué significa liderar? 

Conducir significa liderar, ser capaz de comunicarse de manera clara y objetiva, motivar a los empleados y ayudarlos en lo que sea necesario para que realicen sus actividades de la mejor manera posible, siempre siguiendo los objetivos del departamento y la empresa. Esta es una figura que sirve como guía para que otros empleados continúen desarrollando su trabajo de la manera más rentable posible, siempre evolucionando como profesionales y seres humanos.

Al realizar esta función satisfactoriamente, el gerente acelera los procesos de la compañía, aumenta la confianza de los superiores y sus empleados, evita el gasto innecesario de tiempo y dinero y ayuda a predecir situaciones no deseadas, promoviendo mejoras en el desempeño de la compañía.

Depende del gerente de la organización liderar a las personas, llevar a cabo procesos de actividad y garantizar buenos resultados para la empresa. 

Gestión Organizacional y Coaching

Como es una actividad que involucra personas y procesos, es importante que el gerente organizacional desarrolle habilidades que contribuyan a su trabajo. Una de las formas más efectivas para garantizar el desarrollo de estas habilidades es el Coaching. 

Para que sepa cómo Coaching puede ser un aliado en este proceso, es importante comprender qué es. El coaching es un conjunto de habilidades y destrezas que se pueden aprender y desarrollar de manera rápida y eficiente. Compuesto por diversas técnicas y herramientas de las más variadas áreas de las humanidades, el Coaching permite a los profesionales desarrollar numerosas habilidades profesionales. 

Para los gerentes organizacionales, el Coaching puede aportar varias contribuciones positivas a sus carreras, como: 

  • Inteligencia emocional
  • Gestión del tiempo
  • Proactividad
  • Comunicación efectiva
  • Empatía
  • Saber escuchar en esencia
  • Compenetración
  • Negociación
  • Liderazgo
  • disciplina
  • Planificación estratégica
  • Atención
  • Mejores relaciones interpersonales
  • Reducción de facturación
  • Satisfacción y motivación para los empleados.