Comprender el concepto de promoción horizontal y vertical y cómo usarlos en la gestión

Es común que, en algún momento de la carrera profesional, la empresa y el propio empleado evalúen sus habilidades y destrezas, si está en la función adecuada, estipulan un plan de carrera, identifican cómo su experiencia puede agregar valor a los resultados deseados, entre otros aspectos. Todo este proceso ayuda a promover la carrera del empleado y garantizar una mejor gestión de la organización.

Hay dos formas de contribuir a esto, que son: promoción horizontal y promoción vertical. Descubra a continuación el concepto detrás de cada uno y consulte los consejos sobre cómo ser promovido, si usted es el empleado.

¿Qué es la promoción horizontal?

La promoción horizontal se produce cuando la empresa ofrece al profesional la posibilidad de un aumento salarial, sin cambiar su nivel jerárquico. Este aumento se produce cuando el empleado tiene un alto rendimiento y se destaca de otros compañeros de trabajo en la misma posición o equipo, es decir, es un ajuste por mérito.

Hay casos en los que el profesional permanece en el mismo rol o es enviado a otro, pero siempre dentro del mismo nivel jerárquico. Es una alternativa interesante para mantener al equipo motivado y alentar a los empleados a desarrollarse, incluso cuando no hay muchas vacantes de promoción vertical para ofrecer.

Ventajas de la promoción horizontal.

Entre las ventajas de aplicar la promoción horizontal podemos destacar:

  • La compañía muestra el reconocimiento profesional por su trabajo y esfuerzo;
  • El empleado crece profesionalmente cuando se enfrenta a nuevas oportunidades y experiencias, en el caso de sectores cambiantes dentro del mismo nivel jerárquico;
  • La posibilidad de trabajar en otros sectores mejora las relaciones interpersonales, ya que permite a los empleados conocerse mejor;
  • La organización tiene la oportunidad de promover nuevos desafíos a sus empleados, evitando que se desanimen después de años en el mismo rol;
  • El aumento salarial genera motivación y permite al profesional aumentar su productividad;
  • Con un alto rendimiento, el empleado puede lograr los objetivos y resultados establecidos por la empresa.

¿Qué es la promoción vertical?

La promoción vertical, por otro lado, se refiere a la concesión de un aumento salarial al pasar de un puesto a otro (con un mayor grado de demanda, educación y responsabilidades). Este tipo de promoción puede ocurrir asociado con una vacante existente o mediante la creación de una nueva posición.

Para que el proceso ocurra de manera efectiva, el profesional candidato pasa por un proceso de evaluación, de modo que el departamento de Recursos Humanos verifique que las habilidades y competencias del mismo sean consistentes con los requisitos de la vacante. Las modalidades de promoción vertical son: promoción en la misma carrera, promoción con cambio de carrera y promoción a una posición jerárquica más alta.

Ventajas de la promoción vertical.

Hay muchas ventajas de aplicar la promoción vertical dentro de una organización, vea cuáles son:

  • Promover a un empleado que ya está dentro de la empresa es más económico que comenzar una contratación externa;
  • El proceso de selección que ocurre con los profesionales de la organización es más rápido, porque los gerentes ya lo saben;
  • Es una forma de motivar a los empleados a dedicarse a pensar en una promoción y garantizar un alto rendimiento;
  • Las inversiones en capacitación y desarrollo del personal se utilizan mejor;
  • La compañía retiene el talento, porque los empleados pueden imaginar un camino de crecimiento;
  • La relación entre la organización y el empleado es cercana;
  • Lealtad al profesional, que se siente verdaderamente bienvenido y usa la camisa de negocios;
  • El empleado ya está familiarizado con la cultura organizacional de la compañía, por lo que adaptarse al nuevo puesto es mucho más simple.

Promoción horizontal y vertical: ¿cuál es la mejor opción?

Después de comprender el concepto de cada uno, puede que se pregunte cuál es la mejor opción y la respuesta es que depende. Después de todo, cada compañía tiene su propio modus operandi y la forma en que prefiere tratar con su equipo. Sin embargo, hay que decir que la promoción horizontal ha ganado cada vez más espacio en el mundo corporativo actual, en el que se aprecia al profesional multifacético, con conocimiento en diferentes áreas.

Otro factor que pone la promoción horizontal a la vanguardia se refiere a la cantidad de oportunidades de avance a nivel jerárquico, que a menudo se reduce. El modelo de gestión más común puede representarse mediante una pirámide, que se basa en los empleados y sube a los supervisores, gerentes, hasta llegar a la cima, que es donde está el CEO de la compañía.

Con la oferta reducida de oportunidades de crecimiento, la promoción horizontal está demostrando ser una alternativa valiosa para alentar a los empleados a dedicarse y explorar nuevas áreas. Además, no todos los profesionales tienen el perfil de gestión, muchos son excelentes técnicos y desean seguir siéndolo, pero, por supuesto, es esencial reconocer sus cualidades a través de la provisión de oportunidades de desarrollo y aumentos salariales.

Para concluir, lo que muestran las compañías más exitosas de hoy es que ambas opciones pueden ser muy positivas si se usan bien. Puede utilizar ambas modalidades, según el perfil de cada profesional, el número de puestos disponibles dentro del organigrama, entre otros aspectos.

7 consejos para ascender en el trabajo

Dado que el tema es promoción, aprovecharemos y daremos consejos a los profesionales que desean ser promovidos, ya sea horizontal o verticalmente. Si este es su caso, tenga en cuenta cuáles de las actitudes a continuación ya forman parte de su comportamiento en el trabajo y comience lo antes posible antes de practicar las que no tiene.

1 – Muestra a tu supervisor que puede confiar en ti

Una promoción, ya sea vertical u horizontal, es una gran demostración de la confianza de la empresa en sus empleados. Por lo tanto, es importante que demuestre a su supervisor que puede confiar en usted, a través de las actitudes más diversas. Siempre sea honesto, mantenga el diálogo abierto y haga lo correcto, incluso cuando nadie lo esté mirando.

2 – Haz más que la descripción de tu trabajo

Los profesionales promedio cumplen con todo lo que esperan de él y nada más, por lo que apenas son promovidos, porque demuestran que son buenos para el puesto y la función en la que se encuentran. Si su intención es ser promovido, debe demostrar que es capaz de ir más allá. Por lo tanto, muestre su interés en el aprendizaje, sea proactivo, los gerentes siempre están buscando colaboradores así.

3 – Habla sobre lo que estás haciendo

En una empresa, especialmente las más modernas, en la que los empleados tienen mayor autonomía, es importante que comuniquen a los demás lo que están haciendo. Por lo general, los líderes ofrecen esta oportunidad en las reuniones, y también a diario, así que aprovéchelos. La idea no es mostrar sus logros sin ningún propósito, sino mostrar que se está dedicando a los objetivos de la empresa .

4 – Mantener una actitud positiva

Rara vez una empresa promocionará a profesionales que no se las arreglan bien bajo estrés y que pierden fácilmente la cabeza. La inteligencia emocional se considera cada vez más un requisito para las vacantes, especialmente el liderazgo. Por lo tanto, trate de mantener una actitud positiva, aprendiendo a manejar sus emociones para evitar que lo dominen.

5 – Anima a tus colegas a crecer contigo

No es necesario pisar a nadie para ascender dentro de una empresa, por el contrario, los generosos profesionales, que alientan al equipo a crecer como un todo, tienen cada vez más demanda. Sea un colega que aliente a los demás, ofrezca ayuda, comparta conocimientos, todo lo cual los ayudará a recordar su nombre cuando vaya a suceder una promoción.

6 – Mantener una actitud profesional y comprometida con la empresa.

Su actitud desde el momento en que llega a la empresa hasta el momento en que se va después del final del día, cuenta mucho para obtener un ascenso o no. La puntualidad, la distancia de la fricción y el chisme, la inteligencia emocional , la productividad, el compromiso, todo esto cuenta al definir quién será promovido.

En caso de duda, trate siempre de actuar como le gustaría que actuara su empleado si fuera el empleador. La empatía siempre es una buena idea para medir su propio comportamiento y mostrar su respeto y consideración.

7 – Expresa tu deseo de promoción a tus supervisores

Incluso si pone en práctica los otros seis consejos, si sus supervisores desconocen su deseo de ser promovido, su objetivo puede ser más distante. Por esa razón, hable sobre ello con ellos, hable sobre su disposición a asumir una posición más alta o incluso a cambiar sectores, a través de una promoción horizontal. Entonces, sabiendo lo que quieres, aumentarán las posibilidades de que recuerden tu nombre cuando hagan algo así.

Al implementar una promoción horizontal o una promoción vertical, tanto la empresa como el empleado deben analizar las opciones y los beneficios de cada uno e identificar cuál es el más viable, tanto para el crecimiento profesional como para una mejor gestión y entrega de resultados.