Características de una persona ecléctica

Persona ecléctica Descubre las principales características de una persona ecléctica.

Tener preferencias muy diversas por el cine, la música y la literatura, tener amigos de diferentes estilos y llevarse bien con todo el mundo, disfrutar de salir a lugares que no coinciden son algunas de las características de alguien ecléctico. Pero, ¿sabes lo que significa esa palabra? Según el diccionario Priberam, la palabra “ecléctico” se refiere a aquella persona a la que le gustan las cosas de distinta naturaleza y tendencias divergentes. 

La palabra ecléctico se deriva de una línea de la ciencia llamada eclecticismo, que es un método científico de investigación, que busca unir diferentes teorías, para estudiar un objeto en particular. Y luego ese término terminó usándose para caracterizar el comportamiento humano .

¿Está interesado en aprender más sobre personas eclécticas? ¡Sigue leyendo para saber un poco más!

Cómo identificar a un individuo ecléctico

Puedes vivir con una persona ecléctica y ni siquiera saberlo, porque estás tan acostumbrado a vivir juntos que ni te das cuenta. O podrías ser la clase ecléctica tú mismo y tampoco te diste cuenta de eso en tu personalidad. ¿Has pensado en analizar este regalo con un poco más de atención? 

Consulte la lista a continuación con algunos de los elementos principales de la personalidad ecléctica, que puede notar usted mismo o las otras personas con las que vive. Vea:

  • Facilidad y capacidad para relacionarse con diferentes personas.

Las personas eclécticas generalmente tienen amigos de varias tribus, lo que significa que tienen diferentes estilos de vida. La lista de invitados para la fiesta de cumpleaños de esa persona puede incluir el rockero acérrimo, el fanático del interior de la universidad, el director general de una empresa, los autónomos, sin lugar para vivir, la pareja homosexual y la pareja conservadora. , por ejemplo. 

Todos juntos hablando y viviendo en armonía, mientras celebran un año más de la vida de un amigo. Esto demuestra que, además de no preocuparse por los diferentes gustos, el ecléctico puede hablar con personas de todos los niveles jerárquicos y sociales sin problemas ni discriminación.

Esta característica mostrada tiene dos grandes puntos positivos para un profesional, que es la capacidad de comunicarse con diferentes tipos de públicos y la capacidad de construir y mantener relaciones interpersonales. En el otro lado de la moneda, el exceso de amistades o colegialidades con personas muy diferentes puede dificultar el encuentro con todos e incluso desarrollar un vínculo más profundo.

  • Análisis para la toma de decisiones

A veces, una persona ecléctica puede sentirse perdida en relación a lo que quiere. A ella le gustan tantas cosas diferentes, mientras le cuesta elegir solo una en la que concentrarse y seguir adelante. Por ejemplo, un ecléctico joven de 17 años que deba elegir un curso para realizar la prueba de acceso a la universidad puede tener dudas entre el grado de ingeniero mecánico o letras, alternativas totalmente opuestas.

Por un lado, esto puede ser bueno, porque cuando está indeciso, el individuo investigará más y reflexionará sobre cada opción. El acto se puede considerar incluso  calculador en  función del tiempo y la cantidad de análisis que requiera. Sin embargo, por otro lado, esto puede convertirse en un grave problema a la hora de tomar una decisión profesional. Un colaborador necesita poder ejercitar el pensamiento rápido y tomar decisiones ágiles, especialmente en tiempos difíciles.

  • Búsqueda de saciedad

Al querer y gustar diferentes áreas y estilos, el individuo ecléctico nunca puede estar satisfecho. Siempre quiere aprender más, descubrir un nuevo tema, probar una nueva profesión o iniciar un negocio.

Por supuesto, esta forma de vida puede resultar interesante si pensamos que es excelente para buscar siempre nuevas oportunidades y estudiar otras materias, por ejemplo. Al mismo tiempo, esto puede ser angustioso, si la persona no puede tener una  vida personal y profesional  estable debido a esta constante falta de satisfacción.

  • Conoce bien tus gustos personales

Una persona ecléctica conoce y se relaciona bien con los diferentes estilos de los más variados niveles de existencia que envuelven la vida. Sin embargo, esto no quiere decir que sea una persona indecisa, todo lo contrario. 

El hecho de que una persona ecléctica esté en contacto profundo con la diversidad significa que conoce una variedad de posibilidades y es precisamente por eso que puede entender bien lo que le gusta o no le gusta. 

Por ejemplo, tener amigos de diferentes tribus no significa que necesariamente vivas tu vida de acuerdo con los principios de todas esas tribus. Al contrario, esta persona tiene sus propios principios y convicciones, los conoce bien, sabe qué motiva sus elecciones y, sin embargo, respeta las diversas motivaciones que existen en las personas. 

  • Es una persona libre de prejuicios

La persona que se considera ecléctica desarrolla fuertes vínculos interpersonales con los más variados tipos de personas. ¿Sería eso posible si tuviera prejuicios? Claramente la respuesta es no. 

El nivel de implicación conectiva que el individuo ecléctico desarrolla con los demás requiere necesariamente que no emita juicios sobre esta diversidad con la que está en contacto.

En lugar de juzgar las elecciones, los principios y las motivaciones de las personas que son diferentes a él, está abierto a comprender al otro en su esencia y a saber qué es diferente. Esta autenticidad en la relación con otras personas hace que la persona ecléctica desarrolle de hecho buenas relaciones interpersonales. 

  • Siempre abierto a descubrir algo nuevo

Saber algo nuevo implica saber algo diferente a lo que estás acostumbrado. Esto requiere que tengas un cofre abierto para esta nueva experiencia. ¿Crees que te posicionas de esa manera cuando te enfrentas a una nueva situación inusual? ¿O suele tener miedo ante un cambio, por ejemplo?

La persona ecléctica generalmente no tendrá miedo de experimentar lo que es nuevo para ella. Esto se debe a que es muy difícil hacer juicios previos sobre lo que es nuevo para ella. 

La ausencia de prejuicios hacia las personas también se manifiesta en la ausencia de prejuicios en relación con las nuevas experiencias para el individuo ecléctico. De hecho, el eclecticismo y el prejuicio son conceptos opuestos y no pueden manifestarse en la misma persona. En otras palabras, es inconsistente que una persona sea ecléctica y tenga prejuicios. Si una persona es ecléctica, no tiene prejuicios. Como resultado, lo contrario también es cierto. 

  • Estás abierto a cambiar de opinión 

A pesar de conocer bien sus gustos y convicciones, el ecléctico también está abierto a cambiar de opinión. Conocer cosas y personas diferentes hace que la persona ecléctica esté en contacto constante con percepciones distintas a las propias. Esto puede llevar a esa persona a darse cuenta de que cierta perspectiva puede tener más sentido en su vida y decidir cambiar de opinión. 

Aún así, como las personas eclécticas no tienen problemas para conocer y probar cosas nuevas, esto ya los hace más propensos a cambiar de opinión sobre algo que sabían. A veces, también puede representar una fase de la vida que tiene más sentido para ese individuo. 

Debe ser consciente de que no hay nada de malo en cambiar de opinión o de opinión, esto en realidad representa madurez y autoconocimiento. También representa la evolución que se espera que los individuos tengan en su vida. 

  • Es una persona consistente en sus actitudes.

El conocimiento profundo del individuo ecléctico de sí mismo acerca de sus gustos y convicciones hace que sus acciones sean consistentes con lo que cree. De hecho, se esperaba que todas las personas, eclécticas o no, fueran así. Por eso la máxima popular de “Haz lo que digo y no lo que hago” es tan cierta en nuestra vida diaria. 

La persona ecléctica tiene una gran alineación sobre lo que dice y lo que hace. Esta es una característica notable de estas personas. Y como no es norma que las personas sean coherentes con lo que piensan y hacen, esta característica diferencia al ecléctico de los demás.

Si leíste sobre todas estas características, pensaste en ti mismo y concluiste que quizás no eres una persona ecléctica, ¡no hay problema! Hay otras habilidades que surgen en los individuos que también se valoran. 

Pero vale la pena reflexionar que si no ha encontrado una persona coherente, puede ser el momento de comenzar a practicar este principio. Ser una persona constante debería ser la norma en nuestra sociedad y comenzar contigo puede marcar una gran diferencia en tu vida y en la de las personas que te rodean.

¿Hay algún inconveniente en ser una persona ecléctica? 

De las características que hemos enumerado anteriormente, algunas ya sugieren que pueden representar un lado negativo si no se mide en la vida ecléctica de la persona. Es decir, todas estas características pueden ser puntos negativos de lo ecléctico, siempre que permita que sea una característica negativa. 

Sin embargo, en general estas características en una persona ecléctica es poco probable que tengan esta connotación negativa en su personalidad, sobre todo porque son extremadamente coherentes con sus principios y actitudes. 

A veces, lo que ves son personas muy confundidas que se proclaman eclécticas en nombre de ser aceptadas en sus redes sociales. En realidad, esto muestra la falta de autoconocimiento del individuo, más aún en relación con sus propias creencias. 

Estas personas confundidas son generalmente indecisas, a diferencia de las personas que en realidad son eclécticas, porque como vimos anteriormente, las personas eclécticas están convencidas de sus gustos personales y no dudan cuando necesitan elegir algo.

Cómo gestionar el eclecticismo

Como todo en la vida, el equilibrio es el objetivo. El equilibrio entre la vida personal y profesional que te parece más saludable es ideal. Para alcanzar el nivel de bienestar es necesario analizar tus metas en todos los ámbitos de la vida y qué haces o harás para lograrlas. Por supuesto, no es una tarea fácil, pero tampoco imposible. Esto se aplica a todas las personas, incluidas las eclécticas.

Como leyó anteriormente, no todas las características de una persona así son 100% positivas o 100% negativas. Necesita conocerse bien a sí mismo para no permitir que ninguna de las características anteriores lo perjudique de ninguna manera. 

Si bien es sumamente positivo e interesante ser una persona ecléctica, este hecho no te exime de buscar conocerte cada vez más. Hay varias formas de practicar el autoconocimiento, a las que puede recurrir, ¡incluida una sugerencia para probar algo nuevo con el pecho abierto! 

Buscar este conocimiento de ti mismo ayuda a gestionar el eclecticismo que existe en ti, impidiendo que tengas o desarrolles alguna característica a un nivel perjudicial para ti. Aún así, conocerte bien solo refuerza las características positivas de tu personalidad y te ayuda a explorar tu máximo potencial en los más variados aspectos de tu vida. 

¿Crees que eres una persona ecléctica? Si no es así, ¿cree que puede convertirse en uno? ¿Identificó a alguien de su vida social que realmente tenga estas características? Cuéntanos más sobre esto en los comentarios y tómate el tiempo para compartir este artículo con tus amigos en tus redes sociales.