Gestión de la cadena de suministro

Gestión de la cadena de suministro (SCM)

La gestión de la cadena de suministro, o la gestión de la cadena de suministro en inglés, controla el flujo de información y materiales para maximizar los resultados de la empresa . En resumen, es la gestión de las relaciones del fabricante con aquellos que brindan servicios, y asegura la reducción de calidad y / o costo sin ningún eslabón en la cadena que rompa y dañe el producto final.

El término logística empresarial también se puede utilizar para designar la gestión de la cadena de suministro.

Se pueden abordar dos perspectivas diferentes en la gestión de la cadena: la vista cíclica o la vista push / pull. Lo que difiere entre sí es la relación entre la empresa y los eslabones de la cadena.

En la vista cíclica, se realiza un ciclo constante en cada etapa de la cadena. Existe el ciclo del cliente, el ciclo de reabastecimiento (entre el minorista y el distribuidor), el ciclo de producción (entre el distribuidor y el fabricante) y el ciclo de suministro (entre el fabricante y su proveedor).

La vista push / pull elige empujar o tirar de la producción según la demanda. En la atracción, el cliente tira, abriendo una demanda. El impulso es una anticipación del pedido del cliente basado en pronósticos y / o especulaciones.

Características de la gestión de la cadena de suministro.

  • Planificación y seguimiento: el establecimiento de pronósticos y el seguimiento de la demanda son esenciales para la gestión. Las ventas y los historiales comparativos son buenas proyecciones, incluidas las fluctuaciones en la demanda de los consumidores y los eventos imprevistos. También es necesario considerar los objetivos delineados por la planificación estratégica y el marketing y aplicarlos a la cadena de suministro.
  • Atención a proveedores: un eslabón débil puede romper la cadena. La buena gestión ayuda a la empresa a no depender de un proveedor y comprometer los resultados debido a problemas de terceros. Es necesario observar demoras, calidad e incluso factores ambientales y sociales. Un ejemplo es la cadena de moda rápida Zara, cuyo nombre estuvo involucrado en el trabajo esclavo como resultado de un proveedor.
  • Tecnología de la información: una cadena de suministro bien administrada debe tener todos los enlaces integrados, y una forma es mediante el uso de la tecnología de la información, con software especializado. El flujo funciona mejor cuando la información se comparte entre empresas. Es preferible usar solo un software entre todos los pasos, ya que más de un programa puede aumentar la posibilidad de errores humanos.
  • Integración: los sistemas de gestión de inventario unificados son importantes para la gestión de la cadena de suministro, de modo que el proveedor conozca la situación real de las existencias del fabricante y pueda entregar nuevos suministros con la agilidad necesaria, pero también sin excesos.

Efecto de látigo en la cadena de suministro

El efecto látigo es una de las consecuencias de la mala gestión de la cadena de suministro. Representa una amplitud en los pedidos realizados de un período en comparación con el otro, desencadenado por un cambio, aunque sea pequeño, en la demanda del consumidor.

La compañía varía mucho los pedidos en un período determinado, de baja demanda, por ejemplo, y luego acelera la producción y los pedidos de materias primas en tiempos de alta demanda, como las promociones. Esta variación termina generando un efecto en el gráfico de la cadena de suministro que se asemeja a un látigo, como ejemplo:

Diferencia entre cadena de suministro receptiva y eficiente

Una cadena de suministro receptiva es aquella que puede satisfacer la demanda del cliente tan pronto como se solicite. Por otro lado, este movimiento puede aumentar los gastos, lo que hace que la cadena sea menos eficiente. Eficiente es la cadena que mejor puede administrar la producción y los costos, con un enfoque en el valor.

El lado en el que se colgará la cadena (capacidad de respuesta o eficiencia) varía según la demanda del producto. Los artículos que tienen una alta tasa de incertidumbre en el pedido (como los nuevos productos) deben tener la cadena más receptiva. En cuanto a los productos básicos, con los cuales es posible tener una certeza razonable de la demanda, la cadena puede ser eficiente.