LCI y LCA: cómo invertir paso a paso y qué tan rentable es

¿Qué son LCI y LCA?

El proyecto de ley de crédito inmobiliario (LCI) y el proyecto de ley de crédito agroindustrial (LCA) son valores de inversión ofrecidos por instituciones financieras.

Los fondos invertidos en LCI están destinados por el banco para operaciones de préstamos inmobiliarios, mientras que los fondos de LCA están destinados a financiamiento agrícola.

Además de tener rendimientos más altos que los ahorros, ambos tienen la ventaja de estar exentos del Impuesto sobre la Renta (IR) . Esta diferencia se puede evaluar mejor a través de un simulador ofrecido por la corredora donde queremos invertir.

Los LCI y los LCA también están cubiertos por el FGC (Fondo de Garantía de Crédito). Este fondo protege al inversor en caso de quiebra de la institución donde se realizó la inversión, con un reembolso de hasta R $ 250 mil.

Cómo invertir en LCI y LCA paso a paso

1- Planifica tu inversión

Hacer una inversión bien planificada es el paso inicial, ya que es necesario analizar todas las condiciones posibles que hacen que la aplicación valga la pena. Esto es cierto tanto por la cantidad que se invertirá como por el tiempo que puede dejar el dinero intacto.

Es necesario tener en cuenta que las instituciones tienen requisitos con respecto al tiempo que se debe invertir el dinero y los valores mínimos. La buena noticia es que cuanto más tiempo, más altas son las tarifas que ofrecen las instituciones.

2- Encuentra un corredor o banco que emita estos bonos

Hay bancos que ofrecen sus propias cartas de crédito. Otra opción es invertir directamente en una firma de corretaje que intermedia entre varias opciones de LCI y LCA.

En el corretaje es necesario abrir una cuenta para realizar transacciones de inversión.

3- Analiza las mejores opciones disponibles

Después de encontrar la institución financiera adecuada, es posible analizar las opciones y condiciones existentes que son compatibles con la inversión que desea. Conozca las mejores condiciones entre los modos fijo o post fijo.

Se recomienda invertir menos de R $ 250 mil por institución, de modo que la inversión esté garantizada por el FGC. Incluso si es a través de un corredor, es posible elegir las instituciones bancarias que están destinadas al valor aplicado.

Cómo evaluar el desempeño de LCI y LCA

Las cartas de crédito tienen su rentabilidad de acuerdo con las tasas de interés que las pagan, con la ventaja de no estar sujetos al impuesto sobre la renta, a diferencia de los CDB.

Las tasas de interés que generan los bonos pueden ser:

  • Tasa fija : cuando la tasa de remuneración se conoce desde el principio;
  • Post-fijo : cuando la tasa puede variar durante el tiempo de aplicación, generalmente corresponde a la tasa de CDI.

El riesgo de cada modalidad depende de cómo vaya la economía mientras se invierte el dinero. Si se invierte a una tasa fija y en este momento la inflación aumenta inesperadamente, la inversión termina teniendo una baja rentabilidad. Esta es una de las razones por las cuales las reparaciones posteriores son más comunes.

El rendimiento de una tasa flotante, vinculada al CDI, puede identificarse en la tasa que lo remunera. Por ejemplo, un LCI que dice ser el 90% del CDI. Esto significa que si la tasa de CDI es de 7.5% en el período, LCI tendrá un rendimiento de 6.75% (90% x 7.50%).

¿Cuándo un CDB produce más que LCI y LCA?

Los LCI y los LCA, como cualquier otra inversión, pueden tener su rentabilidad afectada por el costo-beneficio. Esto se debe a que el dinero que invertimos en una inversión podría ser más rentable en otra aplicación. Es posible analizar, por ejemplo, cuándo un CDB es más rentable.

En el caso de los CDB, existe un impuesto sobre la renta, diferente de las cartas de crédito. Sin embargo, aún es posible que su rentabilidad sea más alta, por lo que es posible comparar a las tasas post-fijas en CDI de cada una.

Ejemplo

En una inversión de 12 meses, el BDC tiene un IR del 20% que se gravará y esto significa que el rendimiento neto será:

  • 100% – 20% = 1 – 0.20 = 0.80

En otras palabras, 80% del beneficio neto al descontar el impuesto.

En estas condiciones, si el inversor encuentra un CDB disponible con un rendimiento del 110% del CDI, calculamos el rendimiento sin el impuesto:

  • 110% x 80% = 1.1 x 0.80 = 0.88

88% de la rentabilidad neta. Esta será la opción más viable si tiene como opción un LCI o LCA de 85% CDI, por ejemplo, donde no hay impuesto sobre la renta que se grava, pero no excede el CDB.