¿Qué es un consorcio y cómo funciona?

Un consorcio es una forma de ahorro que sirve para adquirir ciertos activos en el futuro. Este ahorro se realiza en un grupo de personas con el mismo interés y que se autofinancian.

El dinero que se invierte juntos forma un fondo que se divide en cuotas. Cada persona que desee participar en el consorcio debe adquirir una cuota, ahorrando parte del capital invertido.

Durante el período de participación, se realizan rifas en las cuales los participantes del consorcio pueden comprar el bien o servicio deseado.

Los consorcios están regulados por la Ley N ° 11.795 de 2008, y todos los administradores del consorcio deben estar autorizados por el Banco Central, que es la institución que los supervisa.

¿Cómo funciona un consorcio?

El consorcio es un medio que reúne a los miembros del consorcio, que son individuos o empresas que ahorran juntos. Todos contribuyen a un objetivo común, que es comprar un producto o contratar un servicio.

Los consorcios más comunes que se pueden encontrar en Brasil son para la compra de automóviles, motocicletas o bienes inmuebles. Pero estos no son los únicos, también hay consorcios para otros vehículos, como barcos y aviones, renovación o productos para el hogar o incluso para organizar una fiesta.

Quien participe en un consorcio debe cumplir con el pago mensual acordado en el contrato. Durante este período, los miembros del consorcio que tendrán derecho a la carta de crédito para la compra del bien o servicio en ese mes son retirados por el administrador.

Además del sorteo, el administrador del consorcio contempla a otros participantes que hacen ofertas, que son ofertas para anticipar cuotas. Con más de una oferta de los participantes, se consideran aquellos que ofrecen el mayor porcentaje.

Los consorcios pueden trabajar con tres tipos diferentes de ofertas:

  • Oferta gratuita : modalidad en la que es posible ofrecer cualquier oferta proporcional a las cuotas hasta el final del consorcio.
  • Oferta fija : cuando el administrador del consorcio establece un porcentaje mínimo para la oferta.
  • Oferta incorporada : corresponde a un porcentaje de la carta de crédito. En este caso, hacer una oferta corresponde a renunciar a parte del crédito que tendría al final.

Los tipos de ofertas permitidas se definen en el contrato de consorcio y deben analizarse antes de comenzar a aplicar el dinero. En consorcios de bienes raíces, se pueden permitir ofertas con el saldo de FGTS, según el contrato.

Cómo unirse a un consorcio

Para unirse a un consorcio, debe encontrar un administrador de consorcio que ofrezca cuotas para la modalidad que desee. Existen diferentes instituciones y todas deben ser autorizadas por el Banco Central de Brasil.

Cada compañía puede ofrecer diferentes planes y requerir diferentes tarifas de gestión. Este monto se cobra por administrar los fondos y conlleva un costo para quienes participan.

Para estas empresas es posible encontrar planes en los que las parcelas estén de acuerdo con su presupuesto. Además, debe conocer el contrato antes de firmarlo y respetar el pago de las cuotas.

La participación del consorcio depende de la existencia de acciones gratuitas en el grupo. Pueden existir porque son un grupo todavía en formación o si hay abandonos de un grupo ya formado.

Ventajas y desventajas del consorcio

Las ventajas en un consorcio pueden existir para aquellos que desean una forma de ahorro programada para adquirir el bien o servicio que desean.

No hay pago de intereses bajo esta modalidad, que puede ser más ventajoso que el financiamiento.

Como desventajas, existen comisiones de gestión que, si son demasiado altas, pueden ser un costo muy alto para el capital invertido. Esto se debe a que las tarifas se aplican a cada cuota, que a su vez aumenta debido a los ajustes de inflación que prevé el consorcio.

Además, a cambio del consorcio, siempre existe la posibilidad de recolectar el dinero e invertirlo en una inversión de renta fija. En este caso, las ventajas son mayores para la aplicación financiera.