Teoría maltusiana

La teoría de la población maltusiana, o maltusianismo, dice que con un alto crecimiento de la población, el suministro de alimentos no podría mantener su ritmo, generando pobreza a gran escala.

Esta idea fue desarrollada durante el siglo XVIII por Thomas Malthus, un economista y clérigo inglés, a través de la difusión de su libro conocido como “Ensayo sobre el principio de población”.

Malthus quería explicar que la población creció en una progresión geométrica, mientras que la producción y el suministro de alimentos tuvieron su menor crecimiento, solo por una progresión aritmética.

Según la hipótesis de Malthus, el alto crecimiento de la población podría hacer que la producción de alimentos sea insostenible, ya que los trabajadores adicionales no producirían la cantidad adicional necesaria.

En ese momento, Malthus argumentó que debería haber un método anticonceptivo para las personas más humildes, a fin de evitar un posible “caos demográfico”. Lo que el economista no previó fue la llegada de más tecnología que permitiera una producción de alimentos mucho mayor, evitando la catástrofe de su teoría.

Neomalthusianismo y otras teorías demográficas

La teoría de Malthus apareció durante una época en que la mayoría de la población intercambiaba el campo por ciudades, el caso principal en Inglaterra a fines del siglo XVIII.

Poco después de difundir su teoría, Malthus fue testigo de la Revolución Industrial, que proporcionó más productividad a la agricultura con el desarrollo de más tecnología, sin tener en cuenta la hipótesis de Malthus.

Aun así, otras teorías de población aparecerían más tarde, colocando el crecimiento de la población mundial en la agenda a cambio del desarrollo económico, además del suministro de alimentos.

Este regreso tiene lugar, incluso, con el regreso del maltusianismo a mediados del siglo XX, llamado neomalthusianismo.

Teoría Neomalthusiana

Con el regreso de la teoría de Malthus, por parte de los neomalthusianos, se percibió el crecimiento de la población en los países subdesarrollados debido al mayor acceso a la atención médica para estas personas.

Los teóricos del neomalthusianismo justificaron que la oferta de mayores recursos a la población generaría mayores gastos para los gobiernos, distribuyendo menos recursos en áreas donde podría haber crecimiento económico.

Reforma de la teoría de la población

La teoría reformista es abordada principalmente por los defensores de Karl Marx y el socialismo, estando en contra del neomalthusianismo. También se conoce como teoría antimalthusiana.

Para los reformadores, la sobrepoblación se genera como resultado de la pobreza debido al capitalismo, y no como una causa de mejores condiciones económicas como lo defienden los neo-maltusianos.

Debido a esto, los defensores de esta teoría están a favor de que los programas socioeconómicos mejoren el nivel de vida de las personas más pobres.

Teoría de la transición demográfica

Esta teoría, desarrollada a fines de la década de 1920, no está de acuerdo con las teorías anteriores sobre el aumento acelerado de la población.

La idea, en este caso, relaciona el movimiento de personas del campo a la ciudad, donde la población podría tener acceso a mejores condiciones, aumentando la esperanza de vida.

La afirmación es que, incluso con el aumento de la esperanza de vida (reducción en las tasas de mortalidad), las personas también comenzarían a concebir menos hijos, lo que también reduciría las tasas de natalidad.

El proceso que defiende esta teoría ocurre en diferentes fases, que son:

Fase 1: Pre-transición

Esta es la etapa en que un país tiene, en su población, altas tasas de natalidad y también tasas de mortalidad. Este es el caso donde la mayoría de la gente está en el campo.

Debido a la alta tasa de natalidad, la producción de alimentos se acelera, pero en contraste, la atención médica y el saneamiento básico son escasos, lo que también aumenta la mortalidad.

Fase 2: inicio de la transición

Fase en la que la atención médica y el saneamiento básico mejoran, reducen las tasas de mortalidad, y parte de la población rural viaja a las ciudades.

Sin embargo, las tasas de natalidad siguen siendo altas y el resultado es un aumento exponencial de la población.

Fase 3: Fin de la transición.

El final de la transición es la fase en la que una buena parte de la población ya se mudó a las ciudades, donde encontraron mejores condiciones socioeconómicas y atención médica.

Esta es también la etapa, donde las tasas de natalidad comienzan a disminuir, y el nivel general de la población disminuye nuevamente.

Fase 4: Post-transición

En un modelo más moderno de esta teoría, se ha incluido una cuarta fase donde las tasas de natalidad y mortalidad son bajas y equivalentes.

Todavía puede haber una fase después de esto, donde las tasas de natalidad están por debajo de las tasas de mortalidad, ya que una gran parte de la población elige tener un pequeño número de hijos.