¿Qué es la especulación financiera?

La especulación financiera es una apuesta por la valoración de un activo con el objetivo de obtener ganancias muy por encima del promedio del mercado en un corto período de tiempo, suponiendo, para ello, mayores riesgos que los inversores ordinarios.

Esta definición se aplica a nivel individual, es decir, para explicar quién sería un especulador en el mercado de valores.

Especulación financiera en el mercado de valores

También podemos definir la especulación financiera en la economía de manera más amplia, observando el mercado en su conjunto. En esta perspectiva, la especulación financiera es el movimiento de apreciación de activos basado en la creencia de que un escenario económico continuará siendo favorable a los nuevos aumentos de precios.

En algunos casos, esta percepción es el resultado de un optimismo excesivo. En el caso de las acciones, es un tipo de ciclo en el que el aumento de los precios termina atrayendo a más inversores que, debido a la ley de la oferta y la demanda, terminan llevando a nuevos aumentos de precios.

La formación de la burbuja especulativa.

Como el capital financiero es más volátil que la economía real, es posible que este ciclo de aumento de las existencias se produzca sin corresponder a un aumento de la producción, es decir, sin una base sólida en la economía que justifique tal calentamiento.

Este movimiento puede ser provocado intencionalmente por algunos sectores del mercado o no. Cuando llega a un punto extremo, puede provocar un colapso , es decir, un estallido de la burbuja especulativa, con una devaluación repentina en los valores de los activos, lo que puede tener consecuencias para la economía en general.

La especulación financiera en la década de 1920, marcada por una gran euforia en los Estados Unidos, es uno de los factores utilizados para explicar el colapso de la Bolsa de Nueva York en 1929, que dio lugar a la Gran Depresión, considerada la crisis más grave del siglo. XX

¿Cómo es el ciclo de especulación financiera?

Momento de optimismo

Una economía, cuando está en alza, tiende a generar perspectivas de crecimiento continuo. Esto ocurre en la economía en su conjunto, que ve el surgimiento de nuevas iniciativas de emprendimiento, la búsqueda de capital, la concesión de crédito, la atracción de inversores y la fuerte apreciación de las acciones.

En el caso de las acciones, cuando los precios comienzan a subir, la tendencia es que alcancen un pico y, a partir de ahí, se estabilicen.

Los altos precios atraen a más inversores

Sin embargo, en lugar de alcanzar un nivel estable, el ciclo de apreciación puede continuar, con precios altos que atraen a nuevos inversores, muchos de ellos sujetos que no están acostumbrados al mercado financiero, pero que están motivados por el optimismo general.

El mantenimiento de este ciclo puede hacer que el precio de las acciones alcance niveles artificiales, es decir, al pensar en las acciones de una compañía en particular, su valor puede ser mucho más alto que lo que esa compañía ofrece en la economía real, es decir, en términos de producción y generación de riqueza.

La burbuja estalló

Cuando los inversores más experimentados, que tienen más información para basar sus movimientos en el mercado financiero, incluidos los especuladores, se dan cuenta de que el máximo está llegando a su límite, generalmente venden sus acciones, maximizando así sus ganancias en este movimiento de apreciación.

Pero es cuando pasa la euforia y la sociedad se da cuenta de que la apreciación fue exagerada que el colapso generalmente ocurre , con la caída repentina de los precios, ya que las malas noticias provocan una fuga masiva de inversores.

¿Es posible beneficiarse de la especulación financiera?

El mercado de valores se hizo más popular principalmente después de la aparición del corredor de la vivienda , lo que permite a cualquier inversor ingresar a este mundo de compra y venta de valores desde casa.

Como el pequeño inversor no suele tener el mismo rango de información que los inversores profesionales, es más probable que tenga pérdidas que ganancias si intenta incursionar en la especulación financiera, es decir, apostando por los máximos a corto plazo.

Por esta razón, los expertos tienden a recomendar que los pequeños inversores eviten caer en la tentación de especular en el mundo bursátil.

La forma más segura para el pequeño inversor es hacer apuestas diversificadas sobre las acciones de varias compañías, basándose en un análisis profundo de ellas y del mercado en el que operan, y pensar en la apreciación del dinero con una perspectiva a largo plazo. Este comportamiento minimiza los riesgos de inversión.

¿Es la especulación financiera un delito?

La especulación financiera no es un delito, sino un juego en el que los jugadores mejor posicionados en el mercado y que buscan grandes ganancias a corto plazo aprovechan la euforia económica.

Sin embargo, antes de que estallara la burbuja, algunos especuladores están interesados ​​en que la acción continúe subiendo, a pesar de que son conscientes de que el aumento no es realista. Su objetivo es maximizar aún más las ganancias que pueden obtener de la venta de sus acciones en la cima de la apreciación.

Aunque, en esencia, la especulación no es un delito, hay casos en que algunos especuladores actúan de manera fraudulenta para que la burbuja de precios continúe inflándose. Entre las prácticas utilizadas por ellos se encuentran el fraude en el balance general de las empresas y en la distribución de utilidades, el cabildeo de bancos y gobiernos y la manipulación de la información que se transmite a la prensa.

Es por eso que la especulación y la información son dos conceptos interconectados. El especulador malicioso es un agente que adquiere y genera información para interferir con las tendencias y fluctuaciones del mercado.

Incluso el especulador que no tiene interés en dañar la economía también utiliza mucha información, porque solo entonces puede comprender las tendencias al alza y saber el momento exacto para vender sus documentos para obtener una mayor ganancia actuando en una perspectiva a corto plazo.

Especulación financiera cruzada

A pesar de su nombre, la especulación financiera cruzada no es un tipo de inversión, sino una forma de lavado de dinero. Es un conjunto de operaciones emparejadas en la bolsa de valores para simular ganancias y pérdidas. Consiste en comprar y vender los mismos bonos, el mismo día, usando naranjas.

La operación se realiza de una manera que genera pérdidas para una parte y una ganancia falsa para la otra. La parte que tiene una pérdida puede beneficiarse de una reducción en el impuesto sobre la renta, mientras que la ganancia falsa de la otra parte de la otra parte limpia el dinero obtenido ilegalmente.