Fallas de mercado

¿Qué son las fallas del mercado?

Hasta principios del siglo XX, la principal tendencia económica era el liberalismo (” laissez-faire “). Partió de la suposición de que el individuo, cuando buscaba su propio beneficio, terminó beneficiando a toda la sociedad, ya que satisfizo su necesidad de ciertos productos y servicios.

Según esta doctrina, la presencia de algunos mecanismos en la economía garantizaba su correcto funcionamiento, evitando el exceso:

  • Competencia;
  • La libre circulación de bienes y servicios;
  • El sistema de precios.

En situaciones donde uno o más de estos elementos estaban ausentes, aparecieron fallas de mercado, desequilibrando la relación entre la demanda y la oferta, y resultando en más costos que el bienestar social.

Como una forma de mitigarlos, se creó la autorregulación, realizada por los propios agentes económicos, y la “regulación económica”, de responsabilidad gubernamental.

¿Cuáles son las fallas de mercado más comunes?

Los siguientes ejemplos muestran cómo las fallas del mercado pueden manifestarse:

La busqueda de rentas

En la búsqueda de rentas , un grupo económico utiliza su influencia con el gobierno para obtener ventajas, a expensas de otros agentes de la sociedad.

La captura regulatoria, donde los agentes públicos ceden a la presión de los grupos de interés, es una de las consecuencias de esta práctica.

Asimetría de la información

Cuanto mayor sea el costo de obtener información de otros agentes en la economía, mayor será el problema de la asimetría de la información , lo que conduce a un riesgo moral y una selección adversa, donde los socios comerciales menos adecuados terminan siendo elegidos.

Monopolio

En el monopolio , la presencia de un único proveedor genera fallas de mercado tanto totales (ausencia total de un producto) como parciales (la oferta no satisface completamente la demanda).

Monopsonio

Una situación similar a la del artículo anterior, en monopsonio, es la presencia de un único comprador que causa problemas a la economía.

Externalidades

Estos son factores que no están directamente relacionados con un mercado determinado, pero que lo impactan positivamente (como la innovación, por ejemplo) o negativamente (como la contaminación).

Bienes públicos

Los bienes de uso público, como el alumbrado público, tienen 2 peculiaridades:

  • No rivalidad: el uso por una persona no reduce su disponibilidad a otras;
  • No exclusividad: nadie puede ser detenido de usarlos.

Dicho esto, solo están disponibles colectivamente, a diferencia de los bienes y servicios contratados individualmente. Por lo tanto, capturan a quienes no están dispuestos a pagar por ellos, incluso si se benefician de ellos (los llamados “autoestopistas”).

Esto explica por qué los bienes públicos no atraen la inversión privada, sino que permanecen bajo la administración estatal.

¿Cuál es la relación entre las fallas del mercado y las fallas del gobierno?

Algunas actividades económicas no se ajustan al concepto clásico de equilibrio entre la demanda y la oferta . Como ejemplo, tenemos los servicios de suministro de agua y electricidad:

  1. Se parecen a un monopolio, dado que una sola empresa es responsable de los servicios;
  2. Cumplen los requisitos del contrato de concesión y no pueden excluir a los consumidores.

Esto las convierte en operaciones altamente reguladas, no solo por el gobierno, sino por los organismos responsables de inspeccionarlas.

En la interacción entre el regulador (gobierno) y el agente regulado (compañía), es común que surja el problema de la asimetría de la información. Cuando el gobierno no puede abordar adecuadamente las fallas del mercado, debido a la falta de más información sobre el agente regulado, ocurren fallas del gobierno.

¿Por qué más opera el gobierno en la economía?

Independientemente de la falla del mercado encontrada, la acción del gobierno apunta a suavizar los ciclos económicos. Como defiende el keynesianismo , la implementación de políticas anticíclicas compensaría cualquier desequilibrio en la actividad económica.

Es un hecho que el propio Keynes , que presenció los excesos que causaron la Gran Depresión de 1929 , creía que la libre empresa y la competencia impulsaban la máxima eficiencia económica.

Por lo tanto, al promover la propiedad privada del proceso de producción y el mecanismo de precios, argumentó que el papel del gobierno era reducir la inestabilidad y proporcionar bienestar social.