Economía abierta

¿Qué es una economía abierta?

Economía abierta es el término correspondiente a la alta entrada y salida de capital de un país determinado que ocurre sin ningún tipo de barrera legislativa o comercial que pueda obstaculizar este movimiento.

Estas importaciones y exportaciones representan un gran porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) de un país. 

Hoy, la mayoría de las nacionalidades del mundo son expertas en la economía abierta, lo que significa que gran parte de la economía mundial gira en torno a las negociaciones que estos países llevan a cabo entre sí. 

Para que haya un equilibrio y éxito en las negociaciones, es extremadamente necesario que los poderes observen ciertos factores como el volumen del comercio, el potencial de desarrollo económico, las tasas de inflación y las tasas de desempleo, entre otros factores. 

Hay parámetros que apuntan al crecimiento evolutivo de diferentes sistemas en los campos tecnológico, de comunicación y transporte, totalmente asociados con transacciones internacionales exitosas.

La apertura en la economía debe calcularse a través de múltiples variables, como, por ejemplo, países que comparten este tipo de estructura, pero que no permiten la libre circulación de capital o bienes a través de sus fronteras. 

En este caso, solo se calculan las exportaciones netas y la balanza de pagos .

¿Cómo funciona la economía abierta?

Este tipo de comercio tiene lugar entre la mayoría de las naciones del mundo, algunas de las cuales dependen totalmente de la economía abierta para lograr sus objetivos financieros y sociales.  

La economía abierta es vista favorablemente por empresas, inversores y particulares. Sin embargo, para la economía global, puede convertirse en un problema.

Los productos y las diferentes posibilidades de innovación se difunden en todo el mundo, así como las dificultades financieras de cada nacionalidad. En otras palabras, no solo se expande el capital, sino que los problemas ya no se limitan a cada territorio perteneciente. 

En la economía abierta, las importaciones y exportaciones están permitidas, y pueden representar la mayor parte del PIB de una empresa durante todo el año.

Las importaciones dan a los ciudadanos de una región determinada acceso a productos fabricados en otra nacionalidad. En otras palabras, además de la cuestión económica, esta apertura también está vinculada a la cuestión sociocultural del país. 

El proceso de exportación, por otro lado, permite a cualquier empresa expandir su base de clientes internacionalmente, encontrando más compradores para su producto o servicio. 

Las naciones expertas en la economía abierta tienen mayor acceso al crédito y pueden depender de fuentes nacionales e internacionales para obtener fondos. 

Los ciudadanos tienen acceso a más opciones de inversión y servicios bancarios, además de poder promover el intercambio de ideas y crear una fuerza económica mutua entre sus socios comerciales. 

La economía abierta también es capaz de forjar grandes lazos políticos. Un ejemplo es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, firmado por los países Canadá, México y Estados Unidos, con la intención de reducir los costos de intercambio de bienes entre sí. 

¿Cuál es la diferencia entre economía abierta y economía cerrada?

En realidad, ninguna economía se considera completamente cerrada. Cada gobierno tiene y determina un grado de control sobre el movimiento de su capital y sus productos.

La diferencia entre ambas estructuras radica precisamente en las políticas de negociación de cada país, que se aplican en el comercio internacional y financiero. 

Una economía abierta permite acuerdos con empresas extranjeras, mientras que la economía cerrada impide dicha interacción. En esto, el gobierno no permite que sus ciudadanos sean parte del mercado global. 

Por lo tanto, se entiende que la principal ventaja en el comercio internacional se atribuye al fortalecimiento económico, el crecimiento de variedades productivas y el alto rendimiento salarial.

Tales beneficios no son posibles, en la misma proporción, cuando el gobierno de un determinado país elige emplear el sistema de economía cerrada.