¿Qué son los principios contables?

Los principios de contabilidad son un conjunto de estándares que representan la esencia de las doctrinas y teorías relacionadas con esta ciencia. Los principios contables rigen el ejercicio de la profesión, y su respeto es una condición de legitimidad de acuerdo con las Normas Contables de Brasil.

Las normas actualmente vigentes en Brasil, definidas por el Consejo Federal de Contabilidad (CFC), redujeron el número de principios de 7 a 6. La resolución CFC No. 1,282 / 2010 revocó el texto de CFC No. 750/1993, haciendo que el principio de reexpresión monetaria se incorpore al principio de registro a su valor original. El cambio en la resolución también cambió la nomenclatura al reemplazar la expresión Principios fundamentales de contabilidad por Principios contables.

¿Cuáles son los principios contables?

Actualmente, los principios contables vigentes en Brasil son: de la entidad, continuidad, oportunidad, prudencia, registro al valor original y competencia. No existe una jerarquía entre estos principios, y todos deben ser observados simultáneamente. Sepa lo que cada uno dice:

Principio de entidad

El principio de entidad dice que el objeto de la contabilidad es el patrimonio neto. Además, este principio establece que los activos de la entidad no deben confundirse con los activos privados, por ejemplo, los de sus socios.

La autonomía de capital también cubre la relación con el capital de otras compañías y determina que la suma o agregación de activos de diferentes entidades no crea una nueva entidad. Por ejemplo, incluso si una persona tiene varias compañías y hace un informe consolidado de todas ellas para tener una visión más global de sus negocios, estos activos permanecen independientes entre sí.

Principio de continuidad

El principio de continuidad es que lo que dice que la contabilidad de la compañía debe hacerse en base al supuesto de que la compañía mantendrá sus actividades, es decir, continuará operando indefinidamente en el futuro. Esta hipótesis debe mantenerse hasta que surjan pruebas contrarias, por ejemplo, si los socios deciden cerrar el acuerdo de manera efectiva.

Este principio es importante porque la suspensión de actividades puede tener un efecto sobre la utilidad de algunos activos. Por ejemplo, la compañía puede tener máquinas muy específicas, que no podría vender a otras compañías y cuyo único destino en caso de cierre comercial sería convertirlas en chatarra. Si la empresa cierra, el valor de estas máquinas sería nulo. Sin embargo, a efectos contables, tienen un valor como activo, ya que la empresa continúa operando.

Principio de oportunidad

El principio de oportunidad puede subdividirse en el principio de integridad y oportunidad. Determina que la contabilidad de una empresa debe producir información completa, sin omisiones ni excesos, de manera oportuna para la toma de decisiones. Esto se debe a que, si faltan integridad y oportunidad, la información puede perder su relevancia.

El principio de oportunidad se aplica cuando hay una variación de patrimonio en la entidad. Estas variaciones pueden ocurrir debido a transacciones con otras entidades, eventos de origen externo que tienen un impacto en el patrimonio (cambios en los tipos de cambio, desastres naturales, etc.) o movimientos internos, como el desguace de bienes y la transformación de materiales en productos. Tan pronto como la información sea confiable, se debe registrar el impacto de estos eventos en el activo, por ejemplo.

Principio de prudencia.

También llamado principio de conservadurismo, el principio de prudencia tiene como objetivo dejar a la empresa siempre preparada para los peores escenarios, evitando sobreestimar los activos y subestimar los pasivos.

De acuerdo con este principio, siempre que haya cambios en el patrimonio con un impacto en el patrimonio de los accionistas, si existen alternativas igualmente válidas, la contabilidad siempre debe registrar los valores más bajos para los activos y los valores más altos para los pasivos.

Por ejemplo, incluso si la compañía cuestiona el cálculo de cualquier impuesto en la corte, debe registrarlo en pasivos por el monto cuestionado, y sin contar que el proceso ganará.

Principio de registro al valor original

Este principio dice que las transacciones con el mundo fuera de la entidad deben registrarse con los valores originales, expresados ​​en la moneda del país. Si la transacción se realizó en moneda extranjera, el monto se convertirá a moneda nacional al momento del registro. Este cuidado permite homogeneizar el registro de activos y sus mutaciones en la comparación entre empresas.

El valor original determina la línea base del registro de equidad, que no se modifica. Sin embargo, el registro por la cantidad original se divide en costo histórico y variación en el costo histórico. Las variaciones que pueden registrarse son el costo actual, el valor realizable, el valor presente, el valor razonable y la reexpresión monetaria.

Con la inclusión de la reexpresión monetaria dentro del principio de registro en su valor original, en 2010, el número de principios contables se redujo de siete a seis. Antes, aún reflejando los períodos de hiperinflación, la estandarización contable colocaba por separado el principio de actualización monetaria.

Principio de competencia

El principio de competencia determina que los ingresos y gastos deben incluirse en los registros de la entidad en el período en que ocurrieron, independientemente del recibo o pago real.

Por ejemplo, una venta realizada en diciembre de un año, pero con un boleto generado para enero del año siguiente, se registrará por el año de la venta, no por el año de pago del boleto.