¿Qué es pro-labore?

Pro-labore es la remuneración que una empresa paga a sus socios por el trabajo realizado en la administración. Los socios o accionistas que no participan en las actividades cotidianas de la empresa no reciben trabajo a favor, solo comparten las ganancias y los dividendos.

El significado de la expresión pro-labore, que tiene su origen en latín, es “para el trabajo”. Pro-labore es una especie de salario de gerente. Sin embargo, según la legislación laboral, no es lo mismo que un salario. Beneficios como 13th, vacaciones y FGTS (Fondo de garantía de tiempo de servicio) no son obligatorios en pro-labore. El pago de estos beneficios es opcional y solo ocurre si así lo definen los socios en los estatutos.

Pro-labore es una forma de retirar dinero por parte de los miembros. El otro es la distribución de ganancias y dividendos. La diferencia entre los dos es que, mientras que el trabajador remunera el trabajo del socio, las ganancias remuneran el capital invertido por los socios en el negocio . El beneficio es lo que queda después de que la empresa cumple con todas sus obligaciones, es decir, pagar todas sus facturas, incluidas las tarifas de los socios.

Pro-labore obligatorio

Según el decreto núm. 3.048 / 99, que define la regulación de la Seguridad Social, los socios que administran las empresas se consideran contribuyentes obligatorios. La contribución de estos miembros al INSS (Instituto Nacional de Seguridad Social) se realiza en función del valor de sus trabajadores.

En términos generales, la empresa no está obligada a pagar a los socios que lo gestionan en pro de un trabajo si está atravesando un período en el que no hay otra forma de retiro, como las ganancias. Es decir, todos los miembros deben estar trabajando como voluntarios, sin recibir beneficios, como el seguro de salud. De lo contrario, pro-labore es obligatorio. Por esta razón, el socio que administra la empresa no tiene permitido obtener ganancias solo y no a favor del trabajo .

No existe un límite de valor máximo para los que trabajan a favor del trabajo, pero nunca debe ser inferior al salario mínimo. Es en pro-labore donde se incurre en la contribución al INSS del socio de la compañía. Para las empresas que optan por Simples Nacional, la contribución del emprendedor es del 11%, y no existe una contraparte de la empresa. Las contribuciones a la seguridad social en favor de los trabajadores se limitan al valor máximo de la tabla INSS.

El INSS proporciona tasas de contribución más altas en el caso de empresas que trabajan con sistemas de ganancias reales o supuestos. Incluso para aquellos que califican para Simples, la contribución a la seguridad social puede ser mayor al 11% si el socio tiene otra compañía o un trabajo formal al mismo tiempo.

El MEI (microempresario individual) también elimina el trabajo a favor . Para él, la contribución mínima al INSS es del 5%. La contribución a la seguridad social se deduce junto con el comprobante de pago para su inclusión en el programa, y ​​no es necesario generar una guía INSS si la empresa se basa únicamente en el trabajo de su propietario.

¿Cómo calcular pro-labore?

El monto del trabajo a favor se calcula de común acuerdo entre los socios de la empresa. Sin embargo, para evitar problemas con el IRS, lo ideal es que el monto estipulado sea compatible con la remuneración pagada en el mercado laboral por esa función .

Por lo tanto, la mejor manera de determinar el valor de un pro-labore es investigar cuánto gastaría la empresa en salario si tuviera que contratar a un empleado para realizar la función de gestión que ahora realizan los socios.

Algunos empresarios, para pagar menos INSS o menos impuesto sobre la renta, eligen declarar que retiran solo un salario mínimo de pro-labore. Estos empresarios, sin embargo, pueden tener problemas en caso de inspección. Una remuneración tan baja para el puesto principal de la empresa, incluso más baja que la de los empleados, puede generar sospechas de mala fe, con posibles encuadres como fraude fiscal.

¿Cómo registrarse pro-labore?

Como el trabajador no es un salario, el empresario no recibe un recibo de sueldo. En cambio, el contador de la compañía emite una declaración a favor del trabajo para servir como prueba de ingresos para el administrador.

Al recibir este tipo de remuneración, el administrador generalmente firma un recibo de pro-labore . El modelo de este documento debe incluir la fecha, la fuente de pago (nombre de la empresa y CNPJ), la dirección de la empresa y el nombre del beneficiario, con su número de registro CPF e INSS. El recibo también incluye el monto bruto y neto del pro-trabajador y los montos de los descuentos referidos al Impuesto sobre la Renta y la contribución a la seguridad social.

En los libros de la compañía, el trabajo a favor se registra como un gasto administrativo. Esto se puede hacer en la cuenta de Honorarios de la Junta Directiva o en la cuenta de Salarios de Gestión. En los informes contables, pro-labore se considera un gasto operativo.