¿Qué es la Gestión del Conocimiento?

La gestión del conocimiento (knowledge management, en inglés) es el proceso de captura, organización, difusión, aplicación práctica y protección del conocimiento considerado importante por una empresa.

Este conocimiento incluye:

  • El capital intelectual de sus recursos humanos, es decir, la información que cada empleado tiene individualmente, de su formación y experiencia.
  • Todo el conocimiento contenido en los procesos, productos, servicios, sistemas y documentos de esta empresa, es decir, toda la experiencia acumulada por esta organización desde su creación.
  • La información estratégica que posee esta organización, por ejemplo, sobre el entorno externo en el que opera

El objetivo de la gestión del conocimiento como herramienta de gestión o filosofía organizacional es fomentar la adquisición de nuevos conocimientos (por ejemplo, a través de la evaluación comparativa). Permitir que todo el conocimiento disponible en la empresa circule en beneficio de la corporación, lo que conduce a mejores niveles de Rendimiento e innovación .

La filosofía de la gestión del conocimiento supone que gran parte del conocimiento que la empresa necesita ya lo tiene, pero solo podrá aprovecharlo si hay difusión .

El intercambio entre empleados y departamentos es una de las principales herramientas de gestión del conocimiento en las empresas, ya que requiere la expansión del capital intelectual de la corporación, la aparición de nuevas ideas y el logro de mejores resultados.

Transferencia de conocimiento

La gestión del conocimiento funciona tanto que sus empleados tienen acceso al conocimiento colectivo de la corporación y, sobre todo, a la inversa. Descubrir lo que cada uno sabe individualmente y fomentar su intercambio con los demás. El objetivo final es el aprendizaje organizacional , es decir, la expansión del conocimiento colectivo para responder a los desafíos de la empresa.

La implementación de la gestión del conocimiento depende de una buena comunicación interna. Así como la creación de un ambiente organizacional favorable a nuevas ideas, su intercambio para su aprendizaje. Es necesario que cada empleado comprenda la importancia de la generación, el intercambio, la socialización y la transferencia de conocimiento para que el resultado de esta filosofía alcance sus objetivos.

Uno de los principales desafíos de la gestión del conocimiento es luchar contra la resistencia de aquellos empleados que sienten que pueden verse perjudicados si comparten lo que saben. Un ejemplo son los empleados o gerentes con experiencia que se resisten a enseñar a subordinados o novatos. Por miedo a perder su importancia estratégica para la corporación y, en consecuencia, sus trabajos.

Ejemplos de formas de diseminar conocimiento en las empresas son:

Socialización

Es compartir el conocimiento tácito, es decir, la experiencia del empleado. Este tipo de conocimiento normalmente no se formaliza y se mide a través de la acción. Se comparte entre los empleados a través de la observación, la imitación y la práctica.

Outsourcing o articulación

Es la conversión del conocimiento tácito en conocimiento explícito, es decir, el trabajo de transformar la experiencia en conocimiento que se puede comunicar y compartir formalmente con el grupo.

Estandarización o síntesis

Es la organización del conocimiento explícito, es decir, el conocimiento formal o técnico, para que se aplique más fácilmente en la vida cotidiana. Un ejemplo es la creación de manuales y guías de trabajo.

Internalización

Es la aplicación práctica del conocimiento formal y técnico. Ocurre cuando los empleados usan el conocimiento que aprendieron en una clase u otra actividad promovida por la compañía, por ejemplo, para mejorar su desempeño y terminan aumentando su conocimiento tácito y mejorando el desempeño de sus funciones.